Alzheimer y COVID-19: El impacto de la pandemia del nuevo coronavirus en pacientes con esta enfermedad degenerativa

Este 21 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Alzheimer. La pandemia por la COVID-19 también ha impactado en los pacientes con esta enfermedad degenerativa progresiva, que no solo afecta a los adultos mayores.

La demencia tipo Alzheimer afecta la vida de casi 33 millones de personas en todo el mundo, según información de la Organización Mundial de la Salud. | Fuente: AFP

La demencia tipo Alzheimer afecta la vida de casi 33 millones de personas en todo el mundo, según información de la Organización Mundial de la Salud. Una enfermedad neurodegenerativa, asociada a personas en edad avanzada, que se ha visto impactado también por la pandemia de la COVID-19.

Oswaldo Cachay, neurólogo de Clínica Internacional, menciona que el nuevo coronavirus ha afectado de manera indirecta a los pacientes con Alzheimer ya que muchos han perdido el apoyo y soporte de familiares y cuidadores.

“La familia ha tenido que adaptarse a una realidad de manejo con el paciente. En algunos casos no necesariamente mal, porqué ha acercado a la familia. Hay familias que encargaban a su paciente a cuidadores y hoy en día por el riesgo de que un cuidador externo se traslade se han tenido que adaptar”, menciona.

Por su parte, el licenciado en Enfermería Victor Huarcaya, docente de enfermería del Instituto Carrión, agrega que durante la pandemia se hace más difícil el control de síntomas en pacientes con Alzheimer.

“Una asistencia médica presencial es limitada y es complicado realizar una revisión integral. El esfuerzo que realizan tanto la familia como los cuidadores en identificar los signos de alarma que agraven la salud del paciente con Alzheimer también da gran preocupación constante”, explica.

SÍNTOMAS EN PANDEMIA

El Azheimer se manifiesta con pérdidas progresivas de los recuerdos nuevos, además de presentar señales de deterioro neuronal crítico.

Cachay afirma que los principales síntomas son las alucinaciones, pero además también pueden presentar episodios de ansiedad.

“Para tratar las alucinaciones se deben continuar con el tratamiento regular de su médico, las consultas periódicas regulares y virtuales para poder continuar con su medicación. Quizás algunos pacientes, sobre todo los estadios leves, puedan sufrir grados de ansiedad. Por la percepción del confinamiento en estos casos, el tratamiento de un especialista pueden ser ansiolíticos o antidepresivos. Ayudará sobre todo también la compañía y el apoyo familiar, que es en realidad la base de un tratamiento en Alzheimer”, menciona.

Huarcaya explica que tanto los cuidadores como los familiares deben estar atentos a los signos de alarma para poder mantenerlos seguros.

“El aspecto de soporte emocional y dentro del hogar se le tiene que brindar a esa persona, por los cambios de humor que tienen, propios de la enfermedad. Un aspecto también muy importante es el aplicar ejercicios”, explica.

La enfermedad se presenta en etapas leve, moderada y crónica. Los trastornos del sueño pueden ser señales tempranas de esta enfermedad.

"En la demencia moderada ya se muestran cambios importantes en cuanto a la memoria, al cálculo, al comportamiento y sobre todo en el tema de trastornos de sueño, lo que lleva muchas veces a sobrecarga del cuidador", comenta José Mansilla, especialista en medicina interna.

El Azheimer se manifiesta con pérdidas progresivas de los recuerdos nuevos, además de presentar señales de deterioro neuronal crítico. | Fuente: AFP

DEPRESIÓN Y SOLEDAD

En medio de la pandemia por el nuevo coronavirus, nos preguntamos si la depresión y soledad pueden afectar a los pacientes con Alzheimer.

Cachay menciona que los casos son particulares: algunos están al cuidado de su familia, lo que hace que sea difícil que estén solos durante el día.

“Los pacientes con Alzheimer son, en gran parte de sus funciones, dependientes de cuidados, alimentación e higiene. Por tanto, es casi incompatible que un paciente con Alzheimer se encuentre solo. Será mejor la situación de los pacientes con Alzheimer que se encuentren en centros de cuidados médicos o centros de cuidados geriátricos. Ellos podrán manejar mejor a los pacientes”, dice.

Huarcaya explica que es importante el soporte emocional para llevar mejor la enfermedad.

“La falta de repente de algún soporte emocional también incrementa el estado de salud. [Es importante] La atención debida para poder detectar cuadros de depresión y soledad que puedan incrementar y afectar la situación de las personas con Alzheimer, agravar aún más su situación de salud”, finaliza.