|

Desarrollan nueva técnica para tratar a pacientes en coma

La técnica de neuroimagen de última generación pretende mejorar el diagnóstico de estos pacientes.

Una neuropsicóloga española ha demostrado que las últimas técnicas de neuroimagen permiten "ver" respuestas cerebrales a estímulos en pacientes que evolucionan de un estado de coma a otro vegetativo, lo que podría mejorar su diagnóstico, desarrollar un tratamiento y predecir su recuperación.

La investigadora, Davinia Fernández Espejo, presentó a la prensa las conclusiones de los estudios postdoctorales que desarrolla en la Universidad de Western (Canadá) en el XVII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Neurología.

Fernández Espejo ha tratado con estas técnicas de neuroimagen de última generación, como la resonancia magnética funcional, a 460 pacientes, tanto en Barcelona como en Bélgica, el Reino Unido y Canadá, donde trabaja desde hace un año.

Con ellas, la neuropsicóloga trata a pacientes que, a su juicio, presentan muchos desafíos a la medicina moderna, ya porque se encuentren en un estado vegetativo o en un estado de conciencia mínima después de haber pasado "días o semanas en coma".

El objetivo es mejorar su diagnóstico a partir de una información que hasta ahora no se ha tenido de ellos.

Para ello, Fernández ha demostrado que estimulando a este tipo de pacientes con narraciones simples y estímulos visuales se puede comprobar si su cerebro responde de la misma forma que lo haría el de una persona sana y, con ello, confirmar que determinadas redes cerebrales "estarán preservadas".

La neuropsicóloga resaltó que un paciente que supera un estado de coma "presenta mucho movimiento y puede llorar o gruñir de manera espontánea, pero no es capaz de responder de la misma manera cuando se le pide que lo haga".

Por eso, destacó que estas técnicas de imagen cerebral "permiten ir más allá de lo que el paciente muestra a nivel externo para ver si su cerebro responde de una manera similar a la de una persona sana".

De momento no existe un tratamiento que se haya demostrado efectivo para estos pacientes, más allá de ciertas terapias farmacológicas que permiten que se "recuperen hasta cierto punto", añadió.
Sin embargo, esta investigación "intenta detectar si hay áreas más importantes que otras y utilizarlas como diana para, quizás en el futuro, poder desarrollar un posible tratamiento", refirió la experta.

EFE