Entérese por qué la leche materna no tiene reemplazo ni competencia

Las madres deben saber que las fórmulas para lactantes no contienen los anticuerpos que hay en la leche materna, resalta nutricionista.

Muchas madres optan por utilizar productos artificiales antes de proveer una lactancia directa a sus hijos recién nacidos sin tomar en cuenta el valor nutricional que les están negando, manifestó la licenciada Cynthia Huamaní de Nutriguía.

“La lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños. Combinada con la alimentación complementaria, la lactancia materna óptima previene la malnutrición y potencia el sistema inmunológico del lactante”, indicó.

Según la especialista, las madres deben saber que las fórmulas para lactantes no contienen los anticuerpos que hay en la leche materna.

Si no se elaboran adecuadamente, conllevan posibles riesgos asociados al uso de agua insalubre y de material no esterilizado y así una posible presencia de bacterias en la preparación.

Recomendaciones

Según Cynthia Huamaní, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el calostro (la leche amarillenta y espesa que se produce al final del embarazo) como el alimento perfecto para el recién nacido, y su administración debe comenzar en la primera hora de vida.

“Es inocua y contiene anticuerpos que potencian el sistema inmunológico para  proteger a los lactantes de enfermedades frecuentes de la infancia como la diarrea y asimismo evita que contraiga enfermedades respiratorias”.

“El único estímulo para aumentar la producción de leche es la succión, acorde con esto en la dieta de la madre debe aumentar su consumo de líquidos, puede comer toda clase de alimentos, sin restricciones, incluso en el primer mes después del parto.

La producción de leche implica un gasto extra de energía, que la madre debe cubrir con alimentos, con el fin de evitar el deterioro de su estado de salud y nutrición, y para ello mantener una alimentación balanceada durante el proceso de lactancia", agregó.