¿Nuestro nombre influye en la manera como nos perciben los demás?

Un estudio de Estados Unidos evaluó rasgos como la competencia, calidez de la personalidad y juventud asociados a un nombre
El estudio evaluó la percepción de las personas sobre los demás. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: belchonock

¿Es posible que un nombre identifique a una persona? Investigadores en Estados Unidos evaluaron más de 100 (de una lista de 400) para determinar variables como competencia, calidez de la personalidad y la edad de la persona, indicó la revista científica New Scientist.

El profesor en psicología y Ph.D., Leonard Newman, junto con un grupo de científicos de la Universidad de Syracuse (Nueva York) encuestó a 500 estudiantes para que calificaran una lista de nombres (entre masculinos y femeninos), recopilados en los últimos 70 años.

El experimento constó de una sola pregunta que evaluaba tres calificativos: competencia, calidad y juventud. "Imagina que estás a punto de conocer a Samantha. ¿Qué tan competente / cálida / vieja crees que es cuando ves su nombre?”, ejemplificó el medio científico.

Los investigadores analizaron cómo las personas percibían la edad, la personalidad y eficacia en lo laboral. De acuerdo a las categorías, la calidez y la competencia se relacionaron con los estereotipos de género. Los nombres Hannah, Melody y Mia se asociaban con una baja competencia y una personalidad “cálida alta”; Howard, Lawrence y Reginald, con una alta competencia y personalidad “cálida baja”.

Nombres como Hannah, Melody y Mia se asociaron con una baja competencia y una personalidad “cálida alta”. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: PeopleImages

Parece que existen nombres que denotan mayor edad. En el estudio, los encuestados se imaginaron que Betty y Bruce aludían a personas más adultas que Britney y Brad. Asimismo, el científico aseguró que David o Michael son apelativos a los que difícilmente se les puede poner edad.

Esto no significa que las personas se acomplejen por el nombre que tienen. Unos son más comunes que otros, pero esto no se relaciona con la personalidad de cada uno sino con la percepción de los demás. Llamarse como un presidente o músico famoso no creará una réplica de ellos, pues las características propias son las que marcan la diferencia. La persona hace al nombre: no viceversa.