|

Implementación de quioscos saludables fomenta la cultura nutricional

La aprobación del reglamento de la ley de promoción de la alimentación saludable en niños, niñas y adolescentes incluye esta estrategia en la malla curricular.

La obesidad es un problema de salud pública. El 58% de peruanos tiene sobrepeso, mientras que el 21% sufre de obesidad, según cifras a junio de 2016 del Instituto Integración.

Una realidad que planea ser revertida en poblaciones vulnerables, como niños y adolescentes, con la implementación de los llamados quioscos saludables, una propuesta certificada con la ley 30021 y que se aplica en el país desde mayo de 2013.

Sandra Soria Mendoza, responsable del Componente de Educación en Salud de la Dirección General de Educación Básica Regular del Ministerio de Educación, comenta que es importante la cultura nutricional en la malla curricular.

"Se deberá precisar con mucha claridad que en estos lugares se venderán solamente alimentos saludables y, asímismo, en esta norma técnica se podrá disponer las sanciones a las que se harán acrededores estos proveedores de no cumplir con las disposiciones que se establecerán en esta norma técnica", comentó.

Estos quioscos saludables tienen como objetivo la regulación del consumo de comida chatarra y bebidas azucaradas en la población estudiantil. Las frutas frescas y los platos a base de verduras son los recomendados para la venta en esos establecimientos. Soria explica que un plan de alimentación saludable debe ser complementado con actividad física.

"El Minedu ha establecido, en el marco de la reglamentación de la implementación del currículo nacional, el aumento de las horas dedicadas para la actividad física, aumentándolas a 3 horas por semana", explicó.

Este control en la comercialización de quioscos de los colegios peruanos permitiría reducir la tasa de obesidad infantil, que se ha incrementado en 19% en los últimos 30 años, según la asociación peruana de estudio de la obesidad y aterosclerosis. La nutricionista Tania Alfaro resalta su importancia.

"En este tipo de quioscos tiene que haber un poco de todos los alimentos saludables para estar adecuado al diagnóstico nutricional y a la cantidad de calorías que requiere cada niño", comenta.

Alfaro agrega que la educación nutricional debe ser replicada también en casa. "Acá debe haber un cambio no solo en la parte del colegio, sino desde casa, porque la lonchera no va a sustituir un desayuno saludable. La lonchera solo va a cubrir los requerimientos que van del 10% al 15% del valor calórico y no su totalidad", comenta.

El consumo de alimentos saludables a temprana edad previene enfermedades futuras del corazón, infartos cardíacos, presión arterial, diabetes, problemas de la columna, entre otras. La especialista explica. "Tienden a tener enfermedades crónicas y lo que se está viendo ahora es que cada vez, las enfermedades crónicas que antes se veían en pacientes adultos, afectan a poblaciones jóvenes", comenta.

Para revertir la alarmante cifra del 34% de peruanos que consumen jugos envasados o gaseosas; y, el 39%, que consumen comida frita todos los días, se debe reeducar el paladar de los niños para que se acostumbren una alimentación saludable. La implementación de una cultura saludable que comience en las edades tempranas es la clave para tener futuros ciudadanos conscientes de su alimentación.