La reducción de amígdalas cambió la vida del hijo de Shakira

Las amígdalas tienen una función de defensa, pero puede ocurrir un crecimiento desproporcionado de estas glándulas. La solución se debe dar durante la niñez.
  • El crecimiento inesperado de las amígdalas debe solucionarse en la niñez.
  • El ronquido y la sensación de ahogo al dormir son señales de alerta.

Milan aún no comprende la fama mundial de sus padres, la cantante colombiana Shakira y el futbolista español Gerard Piqué, pero antes de que él descubra por sí mismo la inquietante vida de una celebridad, su salud lo ha convertido en noticia. A sus cortos cuatro años le han practicado una reducción de amígdalas. ¿En qué consiste este procedimiento y cuándo se debe aplicar?

Las amígdalas están situadas en la faringe y tienen la función de proteger la entrada de las vías respiratorias, son parte del sistema de defensas del ser humano. "En algunas personas crecen inesperadamente por infecciones antiguas como amigdalitis crónica, aguda o faringitis crónica", explica el médico otorrinolaringólogo peruano Manuel Cuadra.

Señales de alerta

Cuando se produce un crecimiento desordenado de las amígdalas, el niño puede desarrollar apnea del sueño y se obstruye su respiración mientras duerme.

"Alertan el ronquido y la sensación de ahogo en la noche, el despertar súbito por falta de aire. Y ocurre mientras duerme, porque durante el día las personas mantienen las amígdalas en la posición adecuada, pero de noche se relajan y se van para atrás".

También se debe sospechar que algo anda mal si se siente dolor al pasar las comidas.

Cuando las amígdalas crecen excesivamente, la voz se hace más opaca; luego de la operación la voz mejora. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Detección y tratamiento

Ocurre que a veces el médico pediatra no da con el diagnóstico exacto, por eso es que se deben recurrir a las placas para ver el tamaño de las amígdalas y también a una nasofibroscopía, que permite evaluar las vías respiratorias y constatar el grado de hipertrofia.

Si el crecimiento de las amígdalas es leve o de grado moderado, no hay una indicación quirúrgica; pero si la obstrucción es de nivel 3 y 4, es decir, si las amígdalas se juntan parcial o totalmente hasta chocar con la úvula o campanilla de la boca, allí sí es necesario aplicar la amigdalotomía.

El procedimiento consiste en disminuir el tamaño de las amígdalas, una intervención de mediana complejidad que realiza con ultrasonido o con bisturí. "La operación termina en una hora, el paciente se queda dos horas en recuperación y luego se le da de alta para que en casa pase vigilancia de los padres, a fin de evitar sangrado".

Los ronquidos y la sensación de ahogo en los niños son señales de alerta. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

De acuerdo al especialista, solo se hace la extirpación total de las amígdalas cuando se produce un cuadro infeccioso o hay lesiones por repetición. ¿De qué nos perderíamos? "Estas glándulas evalúan la posibilidad de daño o infecciones por alimentos malogrados, identifican que algo puede dañar el organismo para que se activen los mecanismos de defensa".

No hay limitaciones

Al contrario, cuando las amígdalas tienen un crecimiento excesivo la voz se hace más opaca, porque el paladar no vibra adecuadamente, luego de la operación la voz mejora. Al menos, Shakira no deberá preocuparse si Milan quisiera en unos años dedicarse al canto.

Lo correcto es la detección temprana y oportuna de la Hipertrofia Amigdalina, pues el problema debería resolverse durante la niñez. Dependiendo de la severidad, el niño podrá ahogarse por las noches y tendrá dificultad para respirar, lo cual le generará dificultades. "El niño no duerme bien, hay un mal rendimiento escolar y físico, además que el desarrollo psicomotor se altera".