La sangre de mujeres que han estado embarazadas puede ser riesgosa en varones, según estudio

Investigadores asocian las transfusiones de mujeres que han estado embarazadas con un mayor riesgo de muerte en varones.

Un reciente estudio, publicado en Journal of the American Medical Association (JAMA), concluyó que las transfusiones de sangre de mujeres que han estado embarazadas elevan el riesgo de muerte en varones, principalmente menores de 50 años.

Desde 2011 algunas investigaciones sugerían que la sangre de las mujeres es más peligrosa para los receptores del sexo opuesto. En busca de esclarecer esta asociación, Camila Caram-Deelder, estudiante de doctorado en el Departamento de Medicina Transfusional de Sanquin Research, en Países Bajos, y otros colegas, analizaron la transfusión de glóbulos rojos (la parte sólida de la sangre) de donantes femeninas con o sin antecedentes de embarazo y evaluaron la mortalidad en receptores varones y mujeres.

Fue un seguimiento a casi 40 mil personas que recibieron transfusión durante un periodo de 10 años.

"Llegaron a la conclusión de que la transfusión de paquetes de glóbulos rojos, provocó 13 % de mortalidad por complicaciones pulmonares en varones", señala Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias, al comentar los hallazgos del estudio.

Los investigadores proponen que se hagan estudios multicéntricos en varios países. "Si fuera cierto, los bancos de sangre en el futuro estarían obligados a catalogar la sangre que viene de una mujer que ha tenido hijos y no debería ser usada en pacientes varones. Esto es muy provocativo, pero es un estudio muy serio", dice Huerta. 

Jorge Castillo, jefe de la Especialidad de Hematología de la Clínica Internacional, opina que el estudio publicado en JAMA es de lo más "particular" y no es concluyente, genera más interrogantes que respuestas, y estaría sugiriendo una clasificación por género de los donantes de sangre, además de que se instituyan transfusiones emparejadas con el sexo.

"Creo que va a despertar el interés de algunos grupos de epidemiólogos que tratarán de desenredar lo que parece algo muy controversial… ¿Acaso da lo mismo donar un año post embarazo que veinte años post? ¿Alguna sustancia no identificada puede circular en el periodo post y causar daño en el receptor? Si fuera así, ¿cuánto tiempo circula esta desconocida sustancia?", cuestiona el especialista.

Si bien la sangre donada por la mujer no es la mejor, porque su nivel de hemoglobina usualmente es más baja que la del varón, debido a la menstruación; el 50 % de mujeres del mundo alguna vez ha estado embarazada y cuestionar sus transfusiones disminuiría la ya escasa tasa de donación de sangre.

Es cierto que una mujer que ha estado embarazada puede contraer anemia, es decir, disminución de hemoglobina en sangre -principalmente- por deficiencia de hierro. "Deben pasar de 6 a 8 meses para donar sangre, porque con la lactancia también perderá hierro", indica Castillo.