Parto vertical: dar a luz de pie y con menos dolor [VIDEO]

En el Día Internacional de la Mujer conoce sobre el derecho al llamado parto humanizado.
La madre adquiere mayor control de la situación, reduciéndose posibilidades de traumas y posibles alteraciones en el bebé.
La madre adquiere mayor control de la situación, reduciéndose posibilidades de traumas y posibles alteraciones en el bebé. | Fuente: RPP | Fotógrafo: RPP

El parto vertical es una práctica ancestral en el Perú. La mujer puede dar a luz, parada, de cuclillas o semi sentada, y eso le implica menos dolor. Sin embargo, la postura horizontal para los alumbramientos se impuso con los años, porque facilitaba las intervenciones médicas.

Volviendo a una costumbre milenaria. A la luz de sus beneficios tanto para la gestante como para el recién nacido, esta forma de parir se ha convertido en una política de salud pública, que se viene impulsando desde el año 2005, según indicó Juan Daniel Aspilcueta, coordinador nacional de la Dirección Nacional de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud (Minsa).

“Ya hay experiencia de Churcampa, Huancavelica, Cusco, donde en forma pionera dentro del Minsa fueron diciéndole a la comunidad médica: ‘la gente del pueblo, andina, quecha, aimara quiere de esta forma’ y yo me tengo que adaptar de esta forma, no al revés”, dijo el vocero a RPP Noticias. 

De 680 mil alumbramientos al año, cerca de 50 mil partos son verticales, según cifras del Minsa. | Fuente: RPP | Fotógrafo: RPP

Cifras. Aspilcueta precisó que de 680 mil alumbramientos al año, cerca de 50 mil son partos verticales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha destacado al Perú entre un selecto grupo de países del mundo que más bajó la muerte materna.

¿En qué consiste el parto vertical? Esta estrategia que va abriéndose paso entre más mujeres peruanas, se enmarca en el llamado parto humanizado, que incluye la posición vertical, la presencia de un acompañante y la opción de pedir analgésicos para calmar el dolor.

La madre adquiere mayor control de la situación, reduciéndose posibilidades de traumas y posibles alteraciones en el bebé. 

Además de una camilla especial, la mujer del ande tiene la opción de un parto vertical con implementos más artesanales, como una soga y un asiento de cuero. Condiciones que las hacen sentir más cómodas. | Fuente: RPP | Fotógrafo: RPP

¿Qué beneficios conlleva? Esta forma de alumbramiento implica un menor período de dilatación para la gestante y reduce en ella la probabilidad de desgarros, permite mayor oxigenación en la madre y el bebé. Además, el tiempo del alumbramiento se acorta.

“El expulsivo usualmente podría durar una hora, sin embargo, con este parto vertical podría durar 15 a 20 minutos, es mucho más corto”, destacó Enrique Guevara Ríos, director del Instituto Nacional Materno Perinatal.

Precisamente, la ex Maternidad de Lima es el hospital emblemático, que cuenta con los implementos para esta forma de dar a luz. El 2015, de más de 21 mil partos atendidos en este nosocomio, alrededor de 8 mil fueron en la posición vertical, dijo Guevara.