La farmacia de Nueva York en la que los hombres pagan más que las mujeres

No es feminismo. Es una forma de "protestar" para concientizar a la sociedad de cómo las mujeres siempre han tenido que pagar más por determinados productos de higiene, salud, vestimenta e incluso por juguetes. Algo que la mayoría de hombres ignora.

Esta idea empezó en la mañana del Columbus Day (que se celebra en EE.UU. el segundo lunes de octubre) aprovechando que había mucha gente en Nueva York y así propagar el mensaje a la mayor cantidad de gente posible. | Fuente: Blissful Thinking

Thompson Chemist es una farmacia independiente que acaba de abrir en Nueva York y que tiene una particularidad: los hombres pagan más que las mujeres para que así "sientan lo que sufre una mujer diariamente cuando tiene que pagar más por el mismo producto", explica la dueña, Jolie Alone, al diario El País de España.

No hay pérdidas en el negocio. En esta farmacia todas las mujeres pueden comprar sin que se les carguen impuestos, mientras que los hombres están sujetos a un impuesto de 7% en cualquier producto, algo que llamó "la tasa rosa". Pese a ello, la dueña dice que sus clientes han reaccionado positivamente y no ha tenido pérdidas en el negocio.

¿Por qué los hombres pagan más? El objetivo es “concienciar” a la ciudadanía sobre cómo las mujeres siempre han tenido que pagar más por determinados productos. “Yo quiero que la gente entienda sobre estas diferencias. La gente solo habla de Trump y de Clinton, pero nadie hace caso al disparo de los precios de estos productos. Toda la vida hemos pagado más por estos artículos y solo porque tienen las cajas de diferente color las mujeres tenemos que invertir más”.

Las mujeres sí pagan más. Según un estudio de 2015 del Departamento de Consumo de Nueva York, los productos femeninos cuestan, de media, un 7% más que los masculinos. Y esa diferencia se ha medido en cinco industrias diferentes: juguetes, ropa infantil, ropa para adultos, productos de aseo personal y productos sanitarios.

Los hombres no saben eso. “Cuando vienen hombres se quedan pensando y se asombran. Un día vino un chico con su novia y me dijo que de haber sabido sobre esta situación el pagaría más. Cuando vienen chicas se alegran y dice que es justo por su género”, cuenta Alone. Por ahora, Thompson Chemist es la única farmacia que ha puesto en marcha esta estrategia de "protesta" en sus ventas.

 

¿Qué opinas?