09 de enero del 2019 - 10:15 PM

Dakar 2019: Lucas Barrón y el niño que lo esperó hasta el final para celebrar su llegada

Lucas Barrón es el primer competidor del Rally Dakar con Síndrome de Down, y participa de la edición 2019 junto a Jacques, su papá. Mateo, su pequeño amigo, no quiso irse del vivac hasta que su auto llegara. 

Rally Dakar 2019
Mateo y Lucas son amigos porque sus familias se conocen. | Fuente: Facebook Paula Flores

Mateo lleva una bandana roja en el cuello y un polo azul de un equipo de carrera. Está sentado en el asiento de piloto de un Polaris RZR 1000 TURBO. Se encuentra en Pisco, al final de la primera etapa del Dakar 2019. Pero, por mucho que le gusten los autos, no arrancará: tiene apenas ocho años.

La atracción por los fierros es una herencia familiar. A Paula, su mamá, siempre le gustó ir a la carrera más famosa del mundo. Lo hizo en ediciones anteriores y este año –que se lleva a cabo en su totalidad en Perú– no fue la excepción.

Acompañada de su pequeño, llegó a la ciudad iqueña para recibir a distintos pilotos, tanto nacionales y extranjeros. Mateo, fiel a su pasión por las ruedas, armó una lista de todos aquellos a los que quería recibir. Y los recibió. Sin embargo, faltaba uno: Lucas Barrón.

De los 99 automovilistas que arrancaron la carrera, 92 llegaron antes que Jacques Barrón y su hijo, Lucas, quien hace historia al ser el primer participante del Dakar con Síndrome de Down. Pero, sin importar la espera, Mateo no se movería de ahí. Ningún tipo de cansancio era excusa para no esperar a su amigo de siempre.

 

Lucas y Mateo en su encuentro al final de la primera etapa. | Fuente: Facebook Paula Flores

Luego de cuatro horas de carrera (tres más que el primer puesto, Nasser Al-Attiyah), los Barrón llegaron a la meta. Y, algún tiempo después, al vivac, una mini ciudad a la que llegan los competidores tras completar cada etapa.

“¡Mateo no quiso salir del vivac hasta que no llegó Lucas!! Y la espera recontra valió la pena para ver este momento”, escribió Paula en su cuenta de Facebook. Luego de saludarse, el copiloto de los Barrón invitó a su amigo al coche que, hasta ese entonces,  llevaba 331 kilómetros recorridos en el Dakar.

Lucas tiene 25 años y Mateo 17 menos, pero son amigos. Buenos amigos. Y su amistad no se define porque sus papás sean cercanos o porque ambos tengan un cromosoma de más, sino porque, además, comparten el gusto por los autos y las bicicletas y, claro, la lealtad. La espera y los abrazos del encuentro lo prueban.

Lucas Barrón es copiloto de su papá, Jacques Barrón. | Fuente: Facebook Paula Flores
SIGUIENTE NOTA
Dakar 2019: la tercera etapa del rally nos dejó estas impresionantes imágenes
Dakar
Dakar 2019: la tercera etapa del rally nos dejó estas impresionantes imágenes
09/01/19 - RPP