"Spider-Man: Un nuevo universo" está nominada al Globo de Oro como mejor película de animación. Es muy probable que también llegue a competir por el Oscar. | Fuente: Sony

"Spider-Man: Un nuevo universo"

La última película del héroe arácnido es un homenaje a todas las versiones del superhéroe pero en particular al significado de esa frase que marcó su destino en los cómics: "Un gran poder conlleva una gran responsabilidad". Esta es una película adolescente sobre hacerse cargo, sobre asumir el papel que se tendrá en la vida adulta, sobre crecer y aprender a caminar.

Que esta sea una película animada aumenta todas las posibilidades creativas que no puede lograr una cinta de acción con personajes reales. La historia sirve además para presentar en la pantalla grande a Miles Morales (el joven latino que ahora es Spider-Man). En su misión de salvar el mundo de un desastre tramado por el villano Kingpin, lo ayudarán Peter Parker (el Spider-Man original) y otros personajes similares a Spidey pero de universos paralelos.

"Spider-Man: Un nuevo universo" está lleno de referencias para satisfacer al fanático del superhéroe. La película, que sobresale por su humor y su estilizada animación, vuelve a los orígenes pero también moderniza al personaje para estos tiempos de redes sociales, memes y realidad virtual. En su forma la película no solo es un mezcla de mundos en lo que hay un Spider-Man sino una fusión de estilos conviviendo en la pantalla -desde la animación clásica hasta del 3D- para lograr la sensación real de un cómic en movimiento.


Valoración: 4/5

Bumblebee funciona coma una precuela de toda la saga ya vista de "Transformers". Además como en los dibujos animados, el personaje se transforma en un Volkswagen escarabajo. | Fuente: Paramount Pictures

"Bumblebee" 

La nueva película de la saga de los "Transformers" pone en orden todo lo que en las cinco historias previas, dirigidas por Michael Bay, era caos, explosiones sin sentido y confusas peleas de robots.  En "Bumblebee" todo es más sencillo desde el argumento. Enviado por Optimus Prime, Bumblebee llega a la Tierra para cumplir una misión, pero aquí el ejército y un par de enemigos lo persiguen. Aquí encontrará a Charlie (Hailee Steinfeld), una chica con quien desarrollará una forma particular de comunicarse. Es la típica historia de un ser de otro planeta que se hace amigo de una muchacha o de un joven en apuros, y juntos terminan resolviendo sus propios conflictos.

No es una casualidad que para dirigir "Bumblebee" se haya elegido a un experto en películas  animadas. Travis Knight, quien lideró los equipos de animación de "ParaNorman" y "Los BoxTrolls" y luego dirigió "Kubo y las dos cuerdas", hace de Bumblebee una máquina con carisma y sentimientos, y lo coloca como un símbolo de los años ochentas, un símbolo infantil para quienes crecieron viendo la serie de dibujos animados y jugando con los robots. Bumblebee es en esta película un juguete de gran tamaño con el que uno quiere pasar el rato y a la vez el primer auto que un adolescente nunca olvidará. Donde no hay escenas de acción, hay mucha comedia y bien lograda.

Valoración: 3.5/5

Desde su estreno "Aquaman" domina la taquilla mundial y se acerca a una recaudación de US$ 800 millones. | Fuente: Warner Bros.

"Aquaman"

El director James Wan es un hábil narrador de películas de terror y uno de los productores más confiables del Hollywood actual, ya que sacó adelante películas como "Saw" y "El Conjuro", generando varias secuelas y mucho dinero. Entre varios proyectos en carpeta, Wan se encargó de "Aquaman", su primera incursión en las películas de superhéroes. Se nota que a Wan le interesó más el impacto visual de las batallas en el mundo subacuático que la historia contada. El problema es que esa prioridad por el espectáculo avanza sobre un guion hecho de clichés, y la acción sin un soporte se vuelve reiterativa, atosigante. Como quien llena una pecera de agua y de adornos coloridos hasta que se rebalsa.

James Wan ha naufragado en la idea de hacer de Aquaman un calco de lo que es Thor en el mundo de Marvel. Sin mayor conflicto que buscar un trinche mítico que lo haga rey legítimo de Atlanta, Aquaman se sostiene en sus casi dos horas y media en buena parte por el carisma de sus protagonistas Jason Momoa y Amber Heard (Mera). Uno quisiera volver a verlos en otra historia, pero una más sólida.

Toda la parte final de "Aquaman" es un exceso de efectos especiales y de imágenes generadas por computadora que pueden causar un dolor de cabeza al espectador.

Valoración: 2.5/5

¿Qué opinas?