Aftermath llegó al mercado el pasado 26 de mayo. | Fuente: NetherRealm Studios
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

Mortal Kombat 11 fue uno de los mejores videojuegos de peleas del 2019 (aunque mi favorito personal fue Samurai Shodown). NetherRealm Studios logró capear el paso de los años, con una entrega que dejó contentos a los viejos seguidores y que atrajo a una nueva generación de jugadores.

El juego llegó acompañado de un season pass que nos prometía ampliar la plantilla de peladores en los meses posteriores a su estreno. Y el estudio cumplió; llegaron viejos conocidos y tres de invitados de fuste: The Terminator, Spawn y The Joker.

La llegada de una segunda temporada de contenido era esperable (ya había ocurrido en anteriores juegos), pero nada hacía prever lo que NetherRealm Studios anunció el pasado 5 de mayo: una ampliación de la campaña que vimos en el juego original.

La inclusión de contenido relativo a la historia como DLC es cuestionable, y creo que da como para un post entero, pero NetherRealm Studios supo evitar el revuelo anunciando que junto con el contenido de pago llegaban muchas novedades gratuitas a Mortal Kombat 11.

No solo hablamos de nuevos escenarios y un rebalanceo de los peleadores, sino especialmente de la inclusión de dos movimientos clásicos de la saga para todos los peleadores: los Friendships y los Stage Fatalities. Todo esto gratis con una actualización.

Lo que sí cuesta

Pese a lo llamativo del contenido gratuito, lo más atractivo cuesta 40 dólares. Aftermath trae aparte de la mentada expansión de la historia tres personajes jugables más al roster: Sheeva, Fujin y RoboCop.

Los dos primeros son viejos conocidos de la saga, aunque me sorprende que NetherRealm Studios le esté dando un nuevo impulso a Fujin, a quien no veíamos desde Mortal Kombat: Armageddon (2006). El Dios del Viento, hermano de Raiden, no tuvo el impacto deseado en la comunidad y lo pusieron en la congeladora hasta este nuevo DLC. ¿Llegó para quedarse?

Del tridente de nuevos personajes, quien destaca con luz propia es RoboCop. Esta inclusión es un gran gancho, un acierto en toda línea, sobre todo por la posibilidad de recrear enfrentamientos con The Terminator, otro icónico personaje del milenio pasado.

Los nuevos personajes tienen una jugabilidad marcadamente diferente, aunque es muy temprano para decir si han llegado a romper el balance del roster (aunque siento que RoboCob abusa de sus ataques a distancia). La comunidad dará su veredicto a medida que avancen las semanas y se desarrollen los torneos.

Sobre la expansión de la campaña, debo decir que es satisfactoria, pese a que se puede acabar en poco más de dos horas y media. Shang Tsung, encarnado por el mismísimo Cary-Hiroyuki Tagawa, se roba el show, con un protagonismo bien llevado por los guionistas. NetherRealm Studios se consolida en este apartado, con cinemáticas poderosas y diálogos bien hilvanados.

Veredicto

Todo el contenido extra que ha llegado con Aftermath es satisfactorio, y la ampliación de la campaña invita a soñar con las grandes posibilidades que se han abierto de cara a la siguiente entrega de la saga. Sin embargo, sí considero que el contenido de este DLC queda corto si tenemos en cuenta su precio.

Cabe la posibilidad de que Aftermath se robustezca en el futuro con nuevas inclusiones en el roster, ya que actualmente solo tenemos tres peleadores (frente a los seis que llegaron en la primera temporada). Pero eso no está confirmado. Eso sí, si no jugaste Mortal Kombat 11 en su momento, esta es una oportunidad inmejorable para comprar todo el contenido por 60 dólares, y empezar a disfrutar de este auténtico juegazo.