¿Cómo actuar si eres testigo o víctima de un acto de violencia física o psicológica?
Según INEI, el 68% de las mujeres peruanas ha sufrido violencia física, sexual o psicológica. | Fuente: Shutterstock

La violencia contra la mujer es un problema mundial que ya ha cobrado muchas víctimas. De hecho, Perú es el octavo país de América Latina que registra más feminicidios, siendo el 80% de estos crímenes realizados por parejas o ex parejas de la víctima, según datos del observatorio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el Ministerio Público.

Según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES) del INEI, el 68% de las mujeres peruanas ha sufrido violencia física, sexual o psicológica. Lo más preocupante de esto es que solo el 27% de los casos son denunciados. Esto ocurre debido a muchas causas como por ejemplo la falta de información sobre cómo actuar, el miedo de represalias o la falta de confianza en las autoridades.

¿Cómo actuar ante estos casos?

En este contexto, es de vital importancia que si somos testigos o víctimas denunciemos y busquemos ayuda especializada. Siempre es necesario intervenir para frenar el círculo y evitar que el agresor haga lo mismo con otras mujeres.

Si somos testigos, debemos tener en cuenta que la indiferencia también es una forma de violencia y que nuestra declaración es una parte fundamental en el proceso de denuncia. Por ejemplo, si vamos por la calle y presenciamos un acto de violencia, aunque no conozcamos directamente a la víctima lo que podemos hacer es llamar de inmediato a la policía para que intervenga. En el caso de que conozcamos a la víctima es vital ofrecerle nuestro apoyo hasta el final y darle la seguridad que necesita para denunciar.

Hay que tener en claro que la primera opción siempre es la denuncia, pero ¿qué pasa cuando el personal policial se niega aceptarla? Para esto existe la Ley 30364 que se aprobó en 2015 y que sirve para “prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar”. Gracias a esto, la policía está obligada a aceptar la denuncia y además a corroborar los hechos, yendo al lugar en el que sucedieron.

La Defensoría del Pueblo indica que el proceso que debe seguir el personal policial luego de recibir la denuncia es llenar una ficha de valoración del riesgo de la víctima y poner el caso en conocimiento del juzgado de familia o de las fiscalías penales, dentro del plazo de 24 horas. Si se trata de un caso de delito flagrante, se debe detener inmediatamente al agresor, comunicar a la Fiscalía Penal e informar al Juzgado de Familia para que brinde medidas de protección urgentes. Recuerda que toda denuncia es gratuita y se puede presentar de manera verbal o escrita en cualquier comisaría a nivel nacional.

Otro de los soportes para víctimas de violencia es la Línea 100 del Ministerio de la Mujer que se encarga de apoyar a víctimas las 24 horas del día. Gracias a un personal capacitado conformado por psicólogos, abogados y trabajadores sociales, las mujeres encuentran la guía que requieren para denunciar, así como el apoyo emocional que necesitan. Cabe destacar que los casos que se registran fuera de Lima son atendidos por alguno de los 245 Centros de Emergencia Mujer (CEM) que se encuentran en todo el país.

Si eres víctima o testigo de algún tipo de violencia de género no dudes en denunciarlo llamando gratuitamente a la Línea 100. Recuerda que la indiferencia también es violencia.

La Línea 100 del Ministerio de la Mujer se encarga de apoyar a víctimas de violencia las 24 horas del día.
La Línea 100 del Ministerio de la Mujer se encarga de apoyar a víctimas de violencia las 24 horas del día. | Fuente: Shutterstock