Exportación
Tras la firma del Tratado de Libre Comercio entre Perú y China, el comercio se incrementó a 16 000 millones de dólares. | Fuente: Shutterstock

La apertura de mercado de parte de las grandes potencias económicas del mundo ha sido una gran oportunidad de crecimiento para los países en vías de desarrollo que buscan nuevos mercados para colocar sus productos. De esta manera, un intercambio comercial sostenido con países como Estados Unidos, y aquellos que constituyen la Unión Europea, ha sido clave para crear una carta de presentación sobre nuestros altos estándares de calidad, para iniciar acuerdos comerciales con países del continente asiático.

Es así como desde el 2009, China se ha convertido en uno de los principales socios comerciales de nuestro país. Muestra de ello es que, a lo largo de los diez años de vigencia del Tratado de Libre Comercio (TLC) con el país asiático, se ha exportado un total de 76 mil 835 millones de dólares en productos tradicionales y no tradicionales.

Esta nación oriental es el cuarto territorio más grande del mundo, después de Rusia, Canadá y los Estados Unidos. Además de ser el que posee mayor número poblacional. Por ello, para Manuel Portugal Velarde, consultor en Comercio Internacional y profesor de la Carrera de Administración y Negocios Internacionales de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), estas características demográficas son atractivas para la búsqueda de una oportunidad de negocios a larga distancia.

Para nosotros como país exportador, las oportunidades dentro de una nación que es 7.4 veces mayor al tamaño de Perú son alentadoras. “En términos generales, el nivel económico está incrementándose, puesto a que una mayor población es sinónimo de una mayor demanda”, explica Portugal.

Por otro lado, agrega que es admirable la mejora de las condiciones comerciales implementadas por China durante la última década, ya que su decisión de apertura comercial les ha permitido colocar con éxito sus propios productos en el mercado. De hecho, según el Doing Business 2019 –realizado anualmente por el Banco Mundial– en el que se analiza empresarialmente a 190 países, China e India destacan entre los 10 países que han desarrollado intensas reformas para hacer negocios.

La República Popular China ha sido considerada por muchos años como uno de los impulsadores de la economía mundial, manteniendo un crecimiento sostenido durante los últimos 35 años. Asimismo, con 2 billones 164 mil dólares invertidos en la importación de productos, actualmente ocupa la segunda posición como país importador de mercancías.

La necesidad de una logística adecuada

En el último semestre del 2019, Luis Felipe Quesada Incháustegui, embajador del Perú en China, afirmó que antes del Tratado de Libre Comercio, Perú y China tenían un intercambio comercial de 4 000 millones de dólares. Luego de la firma de dicho acuerdo, el comercio se incrementó a 16 000 millones.  Sin embargo, las cifras demuestran que Perú aún se encuentra en una posición de deficiencia productiva frente a un país que tiene una gran demanda por nuestros productos originarios.

El intercambio comercial con China se moviliza esencialmente por vía marítima.
El intercambio comercial con China se moviliza esencialmente por vía marítima. | Fuente: Shutterstock

Si bien es cierto, Perú destaca por ser un gran exportador de productos agrícolas y agropecuarios, es necesaria una perspectiva abierta hacia la exportación de servicios. A nivel local, el 60% de la economía peruana está soportada por este sector, en áreas como la gastronomía, infraestructura, agronegocios, turismo, servicios tecnológicos y financieros.

Por ello, cabe recordar que, los negocios internacionales, no solo comprenden el intercambio comercial de productos extranjeros y nacionales; sino también la exportación de servicios y la instalación de franquicias en el extranjero. Además, pese a que estos negocios pueden llevarse a cabo a larga distancia, es importante para la estrategia comercial, acercarse físicamente al cliente.

En este sentido, Manuel Portugal Velarde explica que en un escenario como este es indispensable que se integren políticas de investigación, innovación, manejo de tecnologías, infraestructura e institucionalidad.

Al hablar de infraestructura, se refiere a los puertos, aeropuertos y carreteras; es decir, todo el sistema de transporte que puede facilitar o complicar el comercio a nivel nacional e internacional. En el caso de China, teniendo en cuenta que el comercio de exportación de Perú hacia ese país se moviliza esencialmente por vía marítima.  

Asimismo, es cierto que respecto a China tenemos una distancia a nivel físico, pero también de competitividad. Para Portugal Velarde, mejorar en innovación y competitividad depende de que el gobierno invierta en investigación y propicie mejores condiciones para el desarrollo empresarial.