Enzo Romero trabaja junto a un equipo multidisciplinario para ofrecer prótesis accesibles para todos. | Fuente: Andina

Enzo Romero tenía siete años cuando vio “El Imperio Contraataca”, la quinta entrega de la saga de Star Wars. En la película, Luke Skywalker –el protagonista de Guerra de las Galaxias– pierde la mano por un corte de un sable de luz durante un combate con Darth Vader y tras esto, un androide le diseña una prótesis de alta tecnología que tenía movimiento y sensibilidad.

Enzo, quien nació sin su mano derecha, encontró inspiración en lo sucedido al joven Jedi y decidió dejar su natal Urubamba, en Cusco para viajar a Lima, donde estudiaría ingeniería mecatrónica y conocería la situación real de quienes tienen esta discapacidad.

Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), 7 de cada 10 personas en el mundo viven con una discapacidad y en el caso de Perú, son más de 12 mil 600 personas, donde muchos casos son consecuencia de una existente situación de informalidad laboral que mensualmente reporta aproximadamente 40 casos de lesiones de manos al Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo.

En consecuencia, Enzo Romero –Ingeniero Mecatrónico y docente de la universidad privada más antigua del país– creó un equipo multidisciplinario de investigación compuesto también por profesionales de las carreras de biomecánica y robótica aplicada, mediante la cual desarrollan prótesis personalizadas de manos. 

“No todas las personas con discapacidad tienen la posibilidad de contar con un seguro o con la ayuda de una persona para realizar las acciones básicas”, comenta Romero, quien ha desarrollado esta prótesis que, pese a no contar con todas las acciones de una mano normal, sí permite realizar funciones básicas.

Estas prótesis son más accesibles que las que actualmente se encuentran en el mercado, ya que una importada cuesta hasta 250 mil soles. En cambio, el costo de las desarrolladas por este equipo oscila entre 3 mil y 4 mil 500 soles, dependiendo de si se trata únicamente de los dedos o de toda la mano.

Dando una mano

“Dando una mano” es una asociación que hace uso de la tecnología de un escáner 3D para desarrollar esta prótesis que, si bien es cierto, no reemplaza las posibilidades móviles de la extremidad perdida, permite realizar diversas funciones como servirse los alimentos, cepillarse los dientes y cargar objetos de hasta medio kilo.

En países en vías de desarrollo, son más de 2 millones de personas con amputación del miembro superior, de tipo congénito o causado por un accidente. Asumir el costo de una prótesis es casi imposible. | Fuente: Dando una mano

Asimismo, por ser un equipo multidisciplinario, toma en cuenta otras etapas en la evaluación de los pacientes que solicitan la prótesis, ya que ningún tipo de amputación es parecido a otro y el encaje prostético es hecho a la medida de cada persona.

Por otro lado, la pérdida de una extremidad tiene como consecuencia la limitación de capacidades físicas, pero también emocionales. Por ello, fisioterapeutas y psicólogos evalúan si los pacientes se encuentran aptos para utilizar una prótesis. En el aspecto físico se verifica si la persona tiene movilidad para activar la prótesis y en el psicológico, si se ha superado la etapa de negación y duelo por perder una de sus extremidades.

Con su trabajo, estos profesionales contribuyen a que personas con discapacidad accedan a una herramienta de uso diario que normalmente es difícil obtener por su alto costo y de esta manera, puedan reinsertarse laboralmente en el menor tiempo posible.

“Un héroe de la vida real”

La noticia llegó al mismísimo Mark Hamill –quien interpretó a Luke Skywalker– después de que Andina publicara un video contando esta historia. El actor compartió el caso a través de sus redes sociales y se refirió a Enzo Romero como un “héroe de la vida real”.


El actor Mark Hamill, famoso por interpretar a Luke Skywalker, honrado con una estrella en el Paseo de la Fama en Hollywood en 2018. | Fuente: Shutterstock

Tras la admiración expresada hacia la labor de este peruano, la empresa Repsol se comunicó con él y su equipo para encomendarles la creación de 20 prótesis de mano para personas de bajos recursos. Además, Enzo y sus colegas han recibido, aproximadamente 75 solicitudes de personas que desean adquirir una prótesis y otras cinco llamadas del extranjero de pacientes que también la requieren.

¿Qué opinas?