Cada año con las 13 millones de toneladas de plástico que se filtran en los océanos, según un informe de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. | Fuente: Shutterstock

Tortugas envueltas en plástico, peces que comen tapas de botellas y aves que mueren por bolsas plásticas. Esta es la realidad del ecosistema marino que sufre cada año con las 13 millones de toneladas de plástico que se filtran en los océanos, según un informe de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Colillas, botellas de plásticos, tapas, bolsas, envoltorios y sorbetes que se acumulan con rapidez debido a la poca conciencia ambiental y al consumo desmedido de plástico de un solo uso. Lo alarmante de todo es que en los últimos 40 años la producción mundial de plástico se ha multiplicado 620% generando gran cantidad de contaminación en el medio ambiente y haciendo que el planeta llegue a su límite.

Consumo responsable: Reducir, reutilizar, reciclar.

La ONU indica que, para evitar esta sobrecarga en el planeta, debemos seguir la cadena responsable de cuidado del medio ambiente basada en 3 erres:  Reducir, Reutilizar y Reciclar. Así, la primera opción siempre debe ser reducir el consumo de plásticos de un solo uso y productos que afecten directamente el medio ambiente, por ejemplo: en vez de comprar 6 botellas de agua pequeñas usar un tomatodo y recargarlo.

El segundo punto se centra en reutilizar, es decir, darle nuevos usos a lo que ya tenemos, por ejemplo, usar las botellas plásticas para hacer un portalápices, una escoba o una maceta. Finalmente, el último punto es reciclar, esto es separar los tipos de objetos con el fin de que se procesen y puedan volver a ser utilizados posteriormente, disminuyendo así el impacto en la creación de nuevos productos desde cero.

¿Por qué reciclar?

Aproximadamente unas 950 mil toneladas de plástico se consumen al año en Perú. De estas, indica el MINAM que solo el 56 % terminan en un relleno sanitario, mientras que el 43 % llega a botaderos y termina en ríos y en el océano afectando la vida de miles de especies marinas entre tortugas, aves y peces. El dato alarmante es que solo el 0.3 % de todo este plástico es reinsertado en la cadena productiva a través del reciclaje.

Para empezar a tener océanos saludables y un ambiente más propicio para vivir, es importante empezar a cambiar nuestros hábitos. Según la Municipalidad de San Isidro, estas son algunas razones por las que debemos empezar a reciclar:

  • Reciclar ayuda a disminuir la contaminación del aire y el agua. Al reducir el trabajo de extracción de materias primas, se produce menos CO2 a la atmósfera.
  • Por cada tonelada de papel que se recicla se salvan 17 árboles.
  • El reciclaje es una de las formas más sencillas de combatir el calentamiento global, pues evitamos generar mayor contaminación.
  • Reciclar le da tiempo al planeta de reforestarse.
  • Reciclando prolongamos la vida útil de los materiales, ahorrando de esta manera dinero y recursos.
Se puede reciclar papel, cartón, plástico, vidrio, pilas y metal. | Fuente: Shutterstock

¿Qué y cómo reciclar?

Uno de los materiales que es más conveniente reciclar es el plástico, pues muchos de los productos hechos con el demoran años en degradarse: una bolsa puede tardar hasta 400 años en descomponerse y una botella hasta 450 años. Así, su impacto en los océanos es tal que causa la muerte de miles de especies anualmente.

Existen muchos tipos de plástico y cada uno es distinto del otro. Según National Geographic, la Asociación de Recicladores de Plástico y la Universidad de California, estos son los tipos de plástico según su nivel de reciclaje:

1) Reciclaje fácil

- PET (Tereftalato de polietileno): empleado para botellas, tarros de comida, fibras de ropa y de alfombras y algunos envases de champú. Luego del reciclaje se usa para fibras de alfombras y almohadas.

- HDPE o PEAD (Polietileno de alta densidad): es un plástico más grueso que se usa para botellas de detergente y de leche, envases de comida, bidones, cajas o juguetes. Luego de ser reciclado se convierte en contenedores de basura y botellas. 

2) Reciclaje intermedio

- LDPE o PEBD (Polietileno de baja densidad): se encuentra en el papel film, en las bolsas de compra, en el plástico de burbujas y los aislantes de cableado. Luego de ser recicladas se convierten en bolsas de plástico de nuevo.

- PP (Polipropileno): tapas de botellas, sorbetes, neveras portátiles, fibras de tejidos, lonas y pañales. Una vez reciclados se convierten en de baterías para autos y vigas de plástico.

3) Reciclaje difícil

- PVC (Policloruro de vinilo): usado para tarjetas de crédito, marcos de puertas y ventanas, tuberías, revestimiento de cables o piel sintética. Luego de ser reciclado sigue sirviendo para elaborar tuberías.

- PS (Poliestireno): vasos térmicos, hueveras, bandejas de comida, envases de yogur y aislantes. Asimismo, entran en esta categoría las fibras de nailon, los biberones, los CDs y piezas de autos.

Cuando se trata de reciclar no podemos enfocarnos solo en plástico, sino que también debemos considerar otros objetos que contaminan los océanos a diario como las botellas de vidrio, los desechos orgánicos y los cartones. Según datos del MINAM, en el Perú solo se recicla el 1.9% del total de residuos sólidos reaprovechables que se generan, lo cual nos deja por delante una gran tarea. Aquí una guía para saber cómo reciclar cada uno:

  1. Contenedor azul para papel y cartón: Periódicos, revistas, sobres, bolsas de papel, papeles sueltos, cuadernos, cajas de cartón, conos de papel higiénico, hueveras de cartón, cartulina. Evita: Post it, fotografías, papeles metalizados o plastificados, papel de cocina.
  2. Contenedor amarillo para envases y plásticos: Botellas y envases lácteos, envases brick, hueveras de plástico, cubiertos desechables, tapas, bolsas, papel film, mallas de frutas y verduras, tápers, botes de plástico.
  3. Contenedor rojo para metal: Latas de refresco y conservas. Evita: Aerosoles y latas de pintura o material tóxico con residuos.
  4. Contenedor verde para el vidrio: Botellas de vidrio, tarros, frascos de conservas, perfumes. Evita: Espejos, focos o fluorescentes, cerámicas, lunas de ventana, frascos de medicamentos.
  5. Contenedor marrón para la basura orgánica: Cáscaras de frutas, restos de verduras y vegetales, huesos, cáscara de huevo, aserrín, sobra de comidas. Este se emplea para elaborar biocombustible o también pueden optar por hacer compost para tu jardín o huerto.

Asimismo, es importante tener un contenedor especial para pilas y otro para aceite usado, el cual debe guardarse en botellas correctamente selladas. Una vez que ya tengas tus contenedores llenos de productos reciclados, lo que corresponde es llevarlos a un lugar que se encargue de terminar la cadena de valor. En el portal peruano Dónde reciclo puedes encontrar puntos en todo Lima donde puedes llevar tus artículos. También puedes consultar con tu municipalidad cuáles son los puntos de acopio de material reciclado.

El 43 % de la basura plástica en Perú llega a botaderos y termina en ríos y océanos afectando la vida de miles de especies marinas | Fuente: Shutterstock
¿Qué opinas?