¡Más motivados para aprender! Tres beneficios de incluir la tecnología educativa en la enseñanza de tus hijos

Un error común es asociar la tecnología solo con momentos de distracción. Si la vemos como herramienta educativa, brinda muchos beneficios, pues permite respetar los ritmos de aprendizaje y asimilar mejor los contenidos.

Los estudiantes necesitan un adulto que les guíe, supervise y les enseñe a distinguir información real de aquella peligrosa. | Fuente: Shutterstock

El uso de la tecnología con fines educativos es un tema que aún genera suspicacias en los padres y madres. En muchos casos, no ven con buenos ojos que sus hijos e hijas incluyan celulares, tabletas, laptops, videos, aplicaciones y hasta videojuegos para aprender. Este problema se da porque suelen asociar la tecnología con momentos de juego, y por tanto, como una distracción.

De hecho, muchos padres compran estos dispositivos a sus hijos para que se distraigan mientras ellos trabajan durante el día. Esto es un gran error, pues los estudiantes necesitan un adulto que les guíe, supervise su tiempo y les enseñe a distinguir información real de aquella peligrosa. Aquí, es imprescindible la labor de padres y profesores para lograr un uso productivo y dejar una experiencia positiva.

La tecnología es necesaria para ellos, pues han nacido inmersos en un mundo digital y necesitan experiencias de aprendizaje acordes a su realidad. La OCDE señala que en el siglo XXI es indispensable que los estudiantes sepan usar las tecnologías para que puedan participar activamente en la sociedad y, a futuro, puedan insertarse al nuevo mercado laboral.

A continuación, repasamos tres beneficios principales de la tecnología aplicada a la educación, para que sepas cómo estas nuevas herramientas pueden potenciar el aprendizaje de tus hijos:

1) Incrementa la motivación y el interés en las clases

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), señala que el uso de la tecnología debe ser parte integral del trabajo en clase para que los alumnos puedan mejorar su aprendizaje en áreas tradicionales. Elizabeth Carhuamaca, miembro del equipo de Formación Docente de Fundación Telefónica, subraya que la tecnología permite que el estudiante esté más motivado en las clases.

Eduardo Patazca, también miembro del equipo, señala que los recursos tecnológicos generan un ambiente interactivo y dinámico que permite diversificar las estrategias educativas. Así,  asocian el aprendizaje con experiencias positivas, eso incrementa sus ganas de seguir aprendiendo y permite que asimilen mejor los temas.

2) Permite una enseñanza diferenciada

Cuando la tecnología se aplica a la educación, permite avanzar los temas según el ritmo de cada estudiante, tanto de forma individual como colaborativa. Por ejemplo, los niños que aprenden mejor viendo videos pueden recurrir a YouTube, aquellos que prefieren crear pueden usar aplicaciones como Scratch Jr que enseña sobre programación a niños de 5 a 7 años de edad, dejando que elaboren sus propias historias y juegos interactivos.

Quienes tienen problemas para socializar pueden integrarse al grupo con actividades dinámicas como aprender cantando o usando charadas virtuales en los celulares. Sobre esto, el Currículo Nacional de la Educación Básica resalta que las tecnologías de la información y comunicación ofrecen a las personas, con necesidades educativas especiales, herramientas accesibles para interactuar con mayor facilidad y en las mismas condiciones que el resto de la sociedad.

Cuando la tecnología se aplica a la educación, permite avanzar los temas según el ritmo de cada estudiante, tanto de forma individual como colaborativa. | Fuente: Shutterstock

3) Promueve nuevas habilidades

Las nuevas herramientas no solo desarrollan habilidades básicas como leer, sumar o restar, sino que refuerzan la atención, concentración y la memoria. De igual manera, favorecen la autonomía e independencia, ya que los estudiantes investigan por sí mismos, exploran, buscan soluciones y aprenden.

Sobre esto, Milagros Villa, docente de la I.E. Regulo Guevara de Chiclayo, la cual cuenta con aulas digitales gracias a Fundación Telefónica, indica que el rol del docente debe ser de mediador porque “el niño individualmente desarrolla todas sus actividades, es más independiente”.

De igual manera, se refuerzan sus competencias digitales y se mejora su alfabetización digital que será clave para su futuro laboral. Según la investigación de la consultora británica The Future Laboratory y Microsoft, los trabajos del futuro incluyen manejo tecnológico para puestos como diseñador de órganos, guía turístico espacial o creador de árboles.

Recomendaciones para los padres

- Enséñale a buscar información de páginas confiables como Google Académico. En el caso de aplicaciones, podemos usar de manera segura el Oráculo Matemágico que combina la matemática con la magia para  niños de 10 años en adelante; también esta Kids. CSIC que les enseña sobre ciencia de forma divertida.

- Establece tiempos de uso para los dispositivos, diferenciando los momentos para actividades de aprendizaje de aquellos para jugar.

- Si se trata de niños pequeños, puedes bloquear páginas inapropiadas y utilizar el control parental. Por ejemplo, existe la aplicación YouTube Kids, con contenido exclusivo para niños.

- Establece pequeños objetivos de aprendizaje diarios o semanales y respeta su ritmo.

Recuerda que tus hijos e hijas han nacido en un mundo digitalizado, así que, en vez de prohibirles el uso de Internet, anímalos a usarlo de manera responsable y como herramienta para potenciar sus conocimientos.

¿Qué opinas?