Las tareas tiene el fin de afianzar el aprendizaje, así que no deben ser impuestas como sanción o medida disciplinaria. | Fuente: www.shutterstock.com
Educación

¿Qué hacer frente a las tareas excesivas?

Cuando hay una sobrecarga de deberes escolares, son poco efectivas y afectan el proceso de aprendizaje de los niños que debe ir mucho más allá del desarrollo académico.

La educación cambia constantemente y sus enfoques, también. Hoy, además del desarrollo académico, la escuela contribuye al proceso de sociabilización de los niños y es importante que en su tiempo se les permita realizar otras actividades igual de importantes.

Danilo de la Cruz Ramírez, de la Dirección Asociada de Educación Básica de la Universidad Cayetano Heredia, explica que cuando los niños hacen la tarea para cumplir, para llenar la hoja, no es una acción significativa y que garantice el aprendizaje. “Cuando nos damos cuenta de que ese trabajo es satisfactorio y genera aprendizaje, es entonces que el niño comienza a preguntar, a pedir más información, cuando promueven la creatividad y la investigación. Pero si solo calla y entrega el cuaderno, y el maestro le pone un sello, significa que las cosas quedaron ahí”, sostiene el especialista.  

¿Y qué puedes hacer por tus hijos en estos casos? Lo más importante es ayudarlos a que estas labores excesivas no afecten el descanso adecuado que tienen. Además, debes explicarles que estas tareas no son un castigo, son parte del proceso de aprendizaje.

Existen maestros que creen que el fin de semana se deben dejar más deberes, pero esto trae como consecuencia que los alumnos no puedan pasar tiempo con su familia, amigos, o aprender nuevas labores domésticas, que también son importantes o formativas. En este caso, puedes conversar con el profesor y explicarle que podría no estar tomando las medidas adecuadas para que el alumno lleve su curso.

Cuando los niños hacen la tarea para cumplir, para llenar la hoja, no es una acción significativa y que garantice el aprendizaje. | Fuente: www.shutterstock.com

Según el portal ‘Madres Conectadas’ para hacerle frente a las tareas excesivas es recomendable reducir el impacto físico y mental de las tareas.

Para ello, se recomienda:

- Dividir las tareas escolares por bloques de 30 a 40 minutos. De esta manera se podrán hacer pequeños descansos entre cada bloque concluido.

- Agrupar los cuadernos y libros por bloques. Ver cómo los bloques van disminuyendo los motiva a seguir avanzando y terminar.

- Hacer una rutina de ejercicios suaves, como saltos, estiramientos, flexiones, una caminata corta, para mejorar la concentración, oxigenar el cerebro, reducir la tensión corporal y el estrés mental.

Por último, recuerda que las tareas tiene el fin de afianzar el aprendizaje, así que no deben ser impuestas como sanción o medida disciplinaria ya que los efectos serán contraproducentes.

Lo más importante es ayudarlos a que estas labores excesivas no afecten el descanso adecuado que tienen. | Fuente: www.shutterstock.com
Queremos escucharte
Déjanos conocer tus dudas o comentarios para que nos comuniquemos contigo
Acepto estar de acuerdo con los términos y condiciones