ejercicios
La actividad física y una rutina de ejercicios adecuada contribuyen a reducir los síntomas de estrés y depresión. | Fuente: Shutterstock

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), las personas mayores de 60 años son consideradas las más vulnerables frente a la COVID-19, sobre todo aquellas que sufren enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión arterial, cáncer, enfermedades cardiovasculares, entre otras. Por esta razón, incorporar a nuestra rutina una buena alimentación y actividad física regular puede hacer una gran diferencia al prevenir estas afecciones.  

No obstante, la inactividad física es considerada un problema de salud en todo el mundo y según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos un 60% de la población no realiza la actividad física necesaria. Esto se debería al aumento de los comportamientos sedentarios durante las actividades laborales y domésticas, lo cual podría afectar gravemente al desarrollo de poblaciones de riesgo como jóvenes, mujeres y adultos mayores.

Por otro lado, existen los mitos de que para mantenernos activos necesitamos dinero, equipos, ropa y zapatos especiales; pero lo cierto es que no es imprescindible pagar por ello para estar saludables y, por ejemplo, una actividad tan simple como caminar puede ser suficiente. Asimismo, no requiere una gran inversión de tiempo y para conservar un buen estado de salud puede bastar 30 minutos de actividad física de intensidad moderada 5 días por semana.


Es importante recordar que para estar activos no es necesario tener una rutina estructurada y repetitiva de ejercicios. Por el contrario, esto abarca otras actividades que implican movimiento corporal y se realizan como parte de los momentos de juego, del trabajo, de formas de transporte activas, de las tareas domésticas y de actividades recreativas.

Es importante recordar que para estar activos no es necesario tener una rutina estructurada y repetitiva de ejercicios. Por el contrario, esto abarca otras actividades que implican movimiento corporal y se realizan como parte de los momentos de juego, del trabajo, de formas de transporte activas, de las tareas domésticas y de actividades recreativas.

Es beneficioso para la salud física y mental

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un nivel adecuado de actividad física regular en los adultos reduce el riesgo de cardiopatías coronarias y accidentes cerebrovasculares, diabetes de tipo II, hipertensión, cáncer de colon, cáncer de mama y depresión. Además, es considerado un factor determinante en el consumo de energía, por lo que es fundamental para conseguir el equilibrio energético y el control del peso.  

La realización continua de estas actividades nos ayuda a mantener nuestra vitalidad e incrementar la aptitud física al mejorar la fuerza y la resistencia muscular. También mejora la destreza motriz y las habilidades de nuestros movimientos cotidianos.

Del mismo modo, realizar algún tipo de ejercicio con regularidad puede contribuir a la salud mental gracias a la producción de neurotransmisores, como la endorfina y serotonina, hormonas fundamentales para sentir bienestar y mejorar el estado de ánimo.

Asimismo, incorporar actividades físicas a nuestra rutina nos ayudará a mantener nuestra autonomía, mejorar la autoestima y reducir el aislamiento social causado por nuestros estilos de vida. Cabe resaltar que, para la Organización Panamericana de la Salud, estas contribuyen también a mejorar nuestras funciones cognitivas como la concentración, memoria y atención; además del rendimiento escolar y laboral.

¿Puedo realizar actividades físicas o ejercicios durante la pandemia?

Desde el inicio de la crisis, las entidades sanitarias recomendaron incorporar la actividad física para mantener la salud física y mental durante la cuarentena. Sin embargo, con el inicio de la nueva convivencia, el Ministerio de Salud (Minsa) ya ha autorizado la reincorporación progresiva de la actividad física y de recreación en espacios públicos.

Hoy, se encuentra permitido salir de casa para realizar actividades físicas o ejercicios que no impliquen aglomeración de personas. Asimismo, quienes lo hagan deberán hacer uso de la mascarilla de forma obligatoria y mantener una distancia de cinco metros con el resto de personas.

Recuerda que las propuestas de actividad física deben ser adaptadas a tu estado de salud, condición física, motivación, necesidades y tus gustos para que, de esta manera, puedas incorporarlos más fácilmente a tu vida cotidiana.