Discriminación, violencia y estereotipos de género: ¿cómo la educación puede ayudar a combatirlos?
La educación con enfoque de igualdad de género ayuda a combatir estereotipos como el machismo y a erradicar la violencia. | Fuente: Copyright (c) 2018 Ruslana Iurchenko/Shutterstock. No use without permission.

La violencia y la desigualdad de género afectan cada día a miles de niñas, adolescentes y mujeres en nuestro país. En este escenario, la educación es un medio muy importante para luchar contra la violencia, especialmente la violencia de género que tiene sus bases en creencias y estereotipos aprendidos. Así lo menciona el Observatorio Nacional de la Violencia contra las Mujeres y los integrantes del Grupo Familiar.

La educación, especialmente la que se imparte en los colegios, ayuda a formar y desarrollar el lado social y moral de las personas, así como su sentido crítico, empático y de igualdad. Una educación con enfoque de igualdad de género ayuda a combatir estereotipos como el machismo y es fundamental para erradicar la violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar, según resalta el Observatorio Nacional.

¿A qué se refiere el enfoque de género?

De acuerdo con el Ministerio de Educación (Minedu), el Currículo Nacional tiene siete enfoques y uno de ellos es el de igualdad de género. Este reconoce que “hombres y mujeres son diferentes biológicamente, pero iguales en derechos, deberes y oportunidades”. Así, los y las estudiantes aprenden que no deben ser discriminados o relegados y que tienen derecho a crecer en igualdad de condiciones sin importar su género.

Este enfoque abarca tres puntos importantes: a) Identifica los roles y las tareas que realizan las mujeres y los hombres en una sociedad, b) busca eliminar las inequidades que se producen entre ellas y ellos y c) permite conocer y explicar las causas que las producen para formular políticas públicas y normas que contribuyan a superar las brechas sociales producidas por la desigualdad de género.

El Minedu ya ha resaltado que el currículo no menciona ninguna ideología y que tampoco promueve alguna orientación sexual en específico. Al contrario, fomenta la formación en valores como el respeto y la tolerancia. Para Flor Pablo, exministra de Educación, el enfoque de género en el Currículo Nacional busca formar personas tolerantes y ayuda a evitar la discriminación.

Discriminación, violencia y estereotipos de género: ¿cómo la educación puede ayudar a combatirlos?
Según la UNESCO, la igualdad no significa que las mujeres y los hombres sean lo mismo, sino que los derechos, las responsabilidades y las oportunidades no dependen del sexo con el que nacieron. | Fuente: Copyright (c) 2021 SALMONNEGRO-STOCK/Shutterstock. No use without permission.

Por su parte, la UNESCO ha resaltado que la igualdad de género es una prioridad mundial y la define como “la igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades de las mujeres y los hombres, y las niñas y los niños. La igualdad no significa que las mujeres y los hombres sean lo mismo, sino que los derechos, las responsabilidades y las oportunidades no dependen del sexo con el que nacieron”.

¿Cómo ayuda a prevenir la violencia?

Ante el contexto de desigualdad educativa, económica, política y laboral que afecta principalmente a las mujeres, así como al ambiente de violencia diario que se vive en el país, donde más de la mitad de las peruanas ha sido víctima de violencia por parte de su compañero o pareja, según la ENDES, es crucial formar a los nuevos peruanos y peruanas en igualdad y desde pequeños.

El enfoque de género ayuda a prevenir la violencia contra las mujeres, a fomentar la tolerancia, a evitar la discriminación y a construir relaciones de género equitativas y justas. Todo esto contribuye a tener una sociedad más justa, que respeta a las mujeres y que les permite desarrollarse integralmente en igualdad de condiciones. También contribuye a deshacerse de estereotipos o roles de género tradicionales que dictan lo que un hombre o una mujer deben ser, afectando su libertad y desarrollo personal.

De acuerdo con la Agenda Mundial de Educación 2030, la igualdad de género requiere un enfoque que "garantice no solo que las niñas y los niños, las mujeres y los hombres obtengan acceso a los distintos niveles de enseñanza y los cursen con éxito, sino que adquieran las mismas competencias en la educación y mediante ella".

Si tenemos en cuenta que, en el mundo y en nuestro país, existe una gran brecha educativa que afecta principalmente a las niñas, quienes no pueden asistir a las escuelas y en muchos casos interrumpen sus estudios por embarazo adolescente, tenemos que el enfoque de género también contribuye a que más niñas puedan cumplir su derecho a la educación y adquieran así las habilidades necesarias para desarrollarse en la vida.

Las niñas, las adolescentes y mujeres tienen derecho a vivir en un país con igualdad de género y con más y mejores oportunidades; lograr este objetivo es tarea de todos y todas. Creciendo en igualdad, mejoramos como sociedad. Mujeres de Cambio es una campaña organizada por RPP.