COVID-19
Se considera como “caso sospechoso” de COVID-19 a toda persona con infección respiratoria que presente al menos dos síntomas característicos de la enfermedad. | Fuente: Shutterstock

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se ha demostrado que la mayoría de las personas que contraen la COVID-19 pueden recuperarse y eliminar el virus de sus cuerpos. Por esta razón, si una persona contrae la enfermedad deberá asegurarse de tratar sus síntomas y evitar su propagación a través del aislamiento en casa.

En este sentido, el Ministerio de Salud (MINSA) ha pedido a los ciudadanos recordar que, en esta etapa de la pandemia, acudir al hospital es una opción válida solo si el paciente se encuentra muy grave. Lo ideal es guardar la calma, realizar llamadas para que a través de la evaluación con un médico puedan conocer el cuadro real de la enfermedad o acudir a los centros de salud y postas de su comunidad.

Cabe resaltar que, desde la última semana de mayo, los puestos y centros de salud públicos reiniciaron la atención médica, tanto de forma presencial como remota para pacientes con COVID-19 o con sospecha de padecer esta enfermedad. Asimismo, el Estado ha apostado por la implementación de los grupos de respuesta rápida, conformados por especialistas que visitan a distintas familias, casa por casa, con el fin de diagnosticar oportunamente el coronavirus y brindar un tratamiento de acuerdo al nivel de complejidad de la enfermedad.

En el caso de la COVID-19, el cuadro clínico más frecuente está caracterizado por un síndrome gripal, que inicia con fiebre leve, con evolución progresiva de la temperatura que persiste entre 3 a 4 días, con un posterior descenso, como ha sido observado en casos de influenza. Sin embargo, es necesario estar atentos a signos de alarma que nos permitan identificar la necesidad de atención médica inmediata, como la sensación de falta de aire o dificultad para respirar, desorientación y confusión, fiebre (temperatura mayor de 38°C) persistente por más de tres días, dolor en el pecho y coloración azul en los labios (cianosis).

De lo contrario, según el Centro de Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para casos leves (tos, malestar general y dolor de garganta) de COVID-19 puedes seguir los siguientes consejos desde casa:

1. Quédate en casa. Respeta el aislamiento social y evita visitar otros lugares públicos. Si debes salir, evita usar transporte público, vehículos compartidos o taxis.

La familia debe identificar al posible contagiado y aislarlo dentro de casa, procurando que esté en una habitación individual y ventilada. Se debe limitar su desplazamiento y hacer que el enfermo utilice mascarilla. Asimismo, se debe designar a una persona con buen estado de salud como “cuidador” para que sea la única en estar en contacto con la persona aislada. El cuidador debe emplear mascarilla al entrar y salir de la habitación del contagiado.

2. Monitorea tus síntomas con mucha atención. Si sus síntomas empeoran, llama de inmediato a tu proveedor de atención médica.

3. Descansa y mantente hidratado.

4. Si tienes una cita médica, llama a tu proveedor de atención médica antes de asistir, e infórmale que tienes o podrías tener COVID-19.

5. Si tienes una emergencia médica, llama a las líneas puestas a disposición por el Estado y avísale a la operadora que tienes o podrías tener COVID-19.

6. Cúbrete la boca al toser o estornudar.

7. Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos 20 segundos, o límpiate las manos con algún desinfectante de manos a base de alcohol, que contenga alcohol de 60 % mínimo.

8. Quédate en una habitación específica y aléjate de las demás personas que viven en tu casa. Además, de ser posible, deberías utilizar un baño separado. Si debes estar en contacto con otras personas o fuera de tu casa, usa una mascarilla.

9. Evita compartir artículos personales con las demás personas en tu casa, como platos, toallas y ropa de cama.

10. Limpia todas las superficies que se tocan frecuentemente, como los mostradores de cocina, las mesas y las perillas de las puertas. Usa aerosoles o paños de limpieza para el hogar para limpiar y desinfectar tu casa.

Es importante recordar que al no existir un medicamento específico para prevenir y combatir la COVID-19, el tratamiento está enfocado en combatir los síntomas que causan malestares en los pacientes. De acuerdo a la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (DIGEMID), la indicación primaria para el manejo de fiebre y dolor es el uso de paracetamol. El uso de antibióticos no está indicado, ya que está comprobado que esta es una enfermedad viral y no bacteriana.