Los estudiantes hacen uso del espacio para leer y estudiar.
Los estudiantes hacen uso del espacio para leer y estudiar. | Fuente: UPN

Según un estudio de la ONU, más de 100 millones de niños reducirán sus competencias en lectura al mínimo como consecuencia del cierre de las escuelas debido a la pandemia. De esta manera, las habilidades como vocabulario, creatividad e interpretación de los menores han quedado en peligro.

Frente a esta realidad, cinco estudiantes y un mentor de la Universidad Privada del Norte (UPN), desarrollaron el proyecto ‘Ecolectura’, un módulo ecoamigable que permite tener un mejor entorno para estudiar. Con esta iniciativa buscan fomentar el hábito de la lectura y, a su vez, crear conciencia sobre la importancia de la conservación del medio ambiente.

Luis Miguel Chávez, Cynthia Llanos, Jorge Muñoz, Andrea Portilla y Katherine Rafael, estudiantes de la carrera de Arquitectura y Urbanismo, asesorados por José Soriano, son los responsables de esta creación que también incluye un estacionamiento de bicicletas para impulsar su uso como medio de transporte.

Los estudiantes buscan desarrollar propuestas innovadoras y ecoamigables que mejoren la calidad de vida de las personas.
Los estudiantes buscan desarrollar propuestas innovadoras y ecoamigables que mejoren la calidad de vida de las personas. | Fuente: UPN

“El proyecto consiste en la creación de un módulo de lectura hecho a base de una estructura metálica, carrizo, piso de madera de eucalipto y calamina traslúcida, que permitirá que estudiantes experimenten un ambiente ecoamigable mientras realizan sus actividades escolares”, explicó José Soriano.

Por su parte, Luis Miguel Chávez, integrante del equipo, comenta que el módulo tiene un área con plantas trepadoras y enredaderas que le da un matiz muy agradable al entorno. “Tiene capacidad para tres estudiantes, donde pueden realizar actividades como investigación, retroalimentación y lectura”, sostuvo.

“Desde UPN, reafirmamos nuestro compromiso por desarrollar propuestas innovadoras y ecoamigables que mejoren la calidad de vida de las personas, así como promover el gusto y el hábito por la lectura en un espacio amigable”, finalizó Cynthia Llanos, también miembro del grupo de estudiantes.