Blue Origin
Bezos en una maqueta del New Shepard expuesta en EE. UU. | Fuente: Blue Origin

Jeff Bezos anunció hace algunos días que viajará como turista espacial en el cohete New Shepard de su compañía Blue Origin. Esta prueba será una de las más riesgosas de su carrera ya que, a un mes del vuelo, la nave aún no ha sido probada con humanos.

Bezos fundó Blue Origin con la esperanza de que se convierta en una de las compañías espaciales privadas más importantes del mundo. Sin embargo, en los últimos años ha perdido terreno, con SpaceX ganándole importantes misiones como el envío del módulo de aterrizaje lunar para Artemisa o los propios viajes a la Estación Espacial Internacional. Pero ahora, con su ejemplo, se espera el cambio por lo menos en el rubro del turismo espacial.

En riesgo su propia vida

New Shepard volará a finales de julio en su primera misión a 100 kilómetros de altitud con cuatro humanos: Jeff Bezos, su hermano, un hombre que pagó 28 millones de dólares por su asiento y un cuarto sujeto por anunciar.

Shepard, hasta el momento ha tenido 15 vuelos, la mayoría de ellas exitosos, como el sucedido en abril. Pero aún debe hacer un vuelo con astronautas antes del vuelo total con turistas espaciales, quienes, probablemente, no viajen con una preparación como la de los verdaderos científicos. Es más, probablemente lo hagan incluso sin trajes espaciales.

El sitio web de Blue Origin indica que los pasajeros de New Shepard usarán solo un mono, no un traje espacial presurizado ni un casco. Según CNN, hay máscaras de oxígeno en la cápsula, como en un avión, en caso de que la cabina se despresurice. Sin embargo, la compañía no ha especificado qué vestirán Bezos o sus compañeros.

Las partes más difíciles de este vuelo espacial probablemente serán cuando los motores se enciendan para el despegue, cuando el cohete se separe de la cápsula donde viajan los tripulantes y cuando se desplieguen los paracaídas de regreso.

"Creemos que la cápsula es el sistema de vuelo espacial más redundante y seguro que jamás se haya diseñado o volado", dijo Gary Lai, director senior de diseño de New Shepard, en un video de Blue Origin sobre seguridad, publicado en línea en abril. "En la mayoría de los casos, tiene una copia de seguridad del sistema de copia de seguridad".

Al final y al cabo, no importa que tan seguro puede ser New Shepard, porque los vuelos espaciales siempre son riesgosos: aproximadamente el 1% de los vuelos espaciales tripulados en EE. UU. han resultado en un accidente fatal, según un análisi publicado a principios de este año.

El vuelo

Si todo sale según lo planeado el día del vuelo de Bezos, así es como se verá: el cohete New Shepard encenderá sus motores, arrojando llamas y humo a través de las llanuras del oeste de Texas. Mientras grita a través de la atmósfera, la fuerza del ascenso y la atracción de la gravedad de la Tierra, que se sentirá tres veces más fuerte de lo normal, inmovilizarán a los hermanos Bezos y a sus invitados en sus asientos.

Después de tres minutos, el cohete debería separarse de la cápsula y volver a caer a la Tierra. Los pasajeros se sentirán ingrávidos al despejar los límites del espacio.

Bezos y sus compañeros tendrán apenas tres minutos en el espacio. Durante ese tiempo, pueden desabrocharse y flotar alrededor de la cabina, pasando de una ventana a otra para saborear las vistas de la Tierra en un lado de la nave espacial.

A medida que la gravedad se apodera de nuevo y la nave espacial comienza a caer de regreso a la Tierra, Bezos y sus compañeros de viaje se abrocharán para un reingreso de alta velocidad. Es probable que sientan una sacudida significativa cuando tres paracaídas se eleven en el aire para frenar la caída de la nave espacial.

Los paracaídas deberían llevar la cápsula a un aterrizaje suave en el desierto de Texas, donde estará esperando un equipo de recuperación.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.