Chang'e 5
El cohete en lanzamiento. | Fuente: Twitter

Chang’e 5 fue lanzado este lunes en dirección hacia la Luna buscando traer un puñado de rocas antes de que finalice este 2020.

En más de medio siglo, ninguna misión ha logrado traer insumos lunares a la Tierra, por lo que, si lo logra, China lograr tener ventaja en la investigación sobre el astro vecino.

A bordo del cohete Larga Marcha-5, la sonda lunar despegó del Centro de Lanzamiento Espacial de Wenchang, al norte del país.

 

Chang’e 5 está compuesta por un orbitador, un aterrizador, un módulo de ascenso y un dispositivo de regreso, con una masa total de 8,2 toneladas.

Se espera que pueda traer entre 2 a 4 kilos de muestra lunar extraídos de la zona Oceanus Procellarum, la cual cuenta con pocos cráteres en su superficie. Dado que llegará tan rápido desde la Luna, la cápsula rebotará en la atmósfera de la Tierra una vez antes de sumergirse hacia el planeta y, finalmente, aterrizar en Mongolia Interior.

El plazo previsto es de 23 días, de acuerdo con Andrew Jones, un reportero independiente especializado en el programa espacial de China, a The Verge, y esto se debe a que la sonda no está equipada totalmente para soportar una noche fría lunar, las cuales llegan a temperaturas de -130 grados C°.

Hasta el momento, solo Rusia y EE. UU. han logrado traer minerales de la Luna. La última vez fue en 1986 con la sonda Luna 24 de la extinta URSS.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.