Próxima Centauri
La señal llamaba la atención porque, junto a la estrella, existe un exoplaneta con condiciones para la vida. | Fuente: NASA

Una misteriosa señal de radio desde la estrella más cercana a la Tierra fuera del Sol, Próxima Centauri, fue descubierta en diciembre de 2020 y trajo la atención de toda la comunidad científica. Ahora, a casi un año, se ha revelado su posible causa.

La señal, llamada BLC-1 (Breakthrough Listen Candidate-1) era considerada como la primera candidata a prueba a la existencia de vida extraterrestre, pero, nuevos estudios publicados en la revista Nature Astronomy descartan esta posibilidad, e incluso la de que se haya producido por algún fenómeno astronómico.

Una posible señal humana

Se detectaron más de 4 millones de señales de banda estrecha durante el tiempo en que el radiotelescopio Murriyang de Australia apuntó a la estrella y un punto de comparación en el cielo, informa el primer documento.

Sin embargo, la mayoría de estos fueron descartados de inmediato ya que se detectaron en ambas direcciones, lo que indica que la causa fue una interferencia local. Los restantes 5.160 de los llamados "eventos" fueron seleccionados mientras apuntaban a Próxima Centauri, pero no al punto de comparación, pero solo uno sobrevivió a las pruebas de filtrado que eliminan los casos fácilmente explicables.

“El evento no se encuentra dentro del rango de frecuencia de ninguna interferencia de radiofrecuencia local conocida (RFI) y tiene muchas características consistentes con un transmisor putativo ubicado en otro sistema estelar”, señala el documento. A este punto, se descartaba cualquier misterioso origen.

El segundo artículo confirma que el escepticismo fue acertado. Describe los procesos llevados a cabo para investigar posibles explicaciones para BCL-1, incluida la búsqueda de señales similares en datos históricos y observaciones de seguimiento de Próxima Centauri.

Aproximadamente 60 "imitaciones" de BLC-1 fueron encontradas en otras direcciones y por otros telescopios. "Las señales están espaciadas a intervalos de frecuencia regulares en los datos, y estos intervalos parecen corresponder a múltiplos de frecuencias utilizadas por osciladores que se utilizan comúnmente en varios dispositivos electrónicos", dijo la Dra. Sofia Sheikh de UC Berkeley, autora principal del segundo artículo.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.