Basura espacial
La basura espacial está presente en la órbita baja de nuestro planeta. | Fuente: Europa Press

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha firmado un acuerdo de 86 millones de euros (100 millones de dólares) con la empresa suiza ClearSpace para la primera misión de eliminación de un pedazo de basura espacial en órbita.

Para 2025, ClearSpace SA lanzará la primera misión activa de eliminación de escombros, ClearSpace-1, que tendrá como objetivo capturar y recuperar una pequeña carga útil del tamaño de un automóvil conocida como Vespa. Este objeto de 112 kilogramos se dejó en órbita terrestre baja, a una altitud de aproximadamente 801 a 664 kilómetros, luego del segundo lanzamiento del cohete Vega en 2013.

El plan es que el equipo de ClearSpace-1 lo agarre con los brazos robóticos y lo traiga de regreso a la Tierra. Al ingresar a nuestra atmósfera, ambos se desintegrarán.

La basura espacial se está convirtiendo en un flagelo creciente en el vecindario alrededor de nuestro planeta. Un estudio realizado por los astrónomos de la Universidad de Warwick descubrió que más del 75% de los desechos detectados no coincidían con el catálogo de satélites activos.

Los estudios contínuan para examinar la basura espacial y crear algoritmos que permitan predecir e identificar mejor los diferentes tipos de desechos y realizar un seguimiento, además de apoyar en la creación de satélites que regresen a la Tierra después de su vida útil.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.