Universo
Imagen de una simulación que muestra cómo los agujeros negros podrían interactuar en los núcleos caóticos de los cúmulos globulares. | Fuente: Northwestern Visualization

¿El espacio es realmente negro? Esta pregunta se ha hecho una gran cantidad de científicos, con una respuesta que hasta ahora parecía obvia a los ojos de cualquier espectador, pero que, en realidad, abarca una gran gama de posibilidades. Ahora, con nuevos datos de misiones espaciales, parece que no todo es cómo se pensaba.

Tod Lauer, astrónomo del Observatorio Nacional de Astronomía Óptica en Arizona, junto a otros investigadores de la misión espacial New Horizons de la NASA, se han acercado a una respuesta a dicha pregunta, en un estudio que saldrá en The Astrophysical Journal.

Aunque fue diseñado para estudiar Plutón, ahora la sonda New Horizons se encuentra a 7400 millones de kilómetros de la Tierra. Eso es importante porque significa que la nave espacial está lejos de las principales fuentes de contaminación lumínica que hacen que sea imposible detectar una pequeña señal de luz del propio universo. Alrededor de la Tierra y el sistema solar interior, por ejemplo, el espacio está lleno de partículas de polvo que se iluminan con el Sol, creando un brillo difuso en todo el cielo. Pero ese polvo no es un problema donde está New Horizons. Además, allá afuera, la luz del sol es mucho más débil.

Para tratar de detectar el tenue resplandor del universo, los investigadores examinaron las imágenes tomadas por el simple telescopio y la cámara de la nave espacial y buscaron las que eran increíblemente aburridas.

"Las imágenes eran todas de lo que simplemente se llama cielo en blanco. Hay una pizca de estrellas débiles, hay una pizca de galaxias débiles, pero parece aleatorio", dice Lauer. "Lo que desea es un lugar que no tenga muchas estrellas brillantes en las imágenes o estrellas brillantes incluso fuera del campo que puedan dispersar la luz hacia la cámara".

Luego procesaron estas imágenes para eliminar todas las fuentes conocidas de luz visible. Una vez que restaron la luz de las estrellas, más la luz dispersa de la Vía Láctea y cualquier luz perdida que pudiera ser el resultado de las peculiaridades de la cámara, se quedaron con la luz que venía de más allá de nuestra propia galaxia. 

Luego fueron un paso más allá, restando luz que podían atribuir a todas las galaxias que se pensaba que estaban allí. Y resulta que, una vez hecho eso, todavía quedaba mucha luz inexplicable. 

De hecho, la cantidad de luz proveniente de fuentes misteriosas era aproximadamente igual a toda la luz proveniente de las galaxias conocidas, dice Marc Postman , astrónomo del Space Telescope Science Institute en Baltimore, Maryland, al medio NPR. Entonces, tal vez haya galaxias no reconocidas por ahí, dice, "o alguna otra fuente de luz que aún no sabemos qué es".

"Están diciendo que hay tanta luz fuera de las galaxias como dentro de las galaxias, lo cual es una píldora bastante difícil de tragar, francamente", señala Michael Zemcov , astrofísico del Instituto de Tecnología de Rochester, que no formaba parte del equipo de investigación.

Las posibilidades sobre estas luces son varias. Podría haber galaxias enanas pequeñas y débiles en lugares donde no se habían mostrado antes o quizás algún fenómeno desconocido que lo cree. Lo cierto es que hay mucho por investigar en el vasto universo y aún se necesita tecnología y estudios superiores para hallar respuestas.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.