La extracción de materiales lunares permitirá obtener recursos para la construcción de infraestructura en el satélite
La extracción de materiales lunares permitirá obtener recursos para la construcción de infraestructura en el satélite | Fuente: NASA

La Luna sigue siendo apreciada como fuente de recursos por empresas privadas y organizaciones científicas. Si bien el reciente anuncio de NASA sobre la existencia de agua en el satélite alienta el futuro plan ARTEMISA,parte de los nuevos desafíos para el aprovechamiento del satélite de nuestro planeta pasan por la extracción de recursos y la posibilidad de construir bases permanentes que funcionen como etapa obligada a futuras misiones espaciales. Ahora, la NASA ha decidido ampliar el abanico de opciones a las empresas privadas, y propone una recompensa a compañías que destinen recursos a la extracción de recursos del suelo lunar.

La agencia anunció este jueves el inicio de un programa de incentivos para la compra de rocas, tierra y otros materiales lunares; mientras busca impulsar la extracción privada de estos codiciados recursos extraterrestres para su uso.

El administrador de la NASA, Jim Bridenstine, escribió en una publicación de blog que los planes no violarían un tratado de 1967 que establece que los cuerpos celestes y el espacio están exentos de reclamos nacionales de propiedad.

La extracción de materiales lunares ya cuenta con un pacto impulsado por NASA
La extracción de materiales lunares ya cuenta con un pacto impulsado por NASA | Fuente: NASA

La iniciativa, dirigida a empresas que planean enviar robots para extraer recursos lunares, es parte del objetivo de la NASA para establecer lo que Bridenstine llamó "normas de comportamiento" en el espacio y permitir la minería privada en la luna de formas que podrían ayudar a mantener futuras misiones de astronautas. La NASA dijo que considera que los recursos extraídos se convertirían en "propiedad exclusiva de la agencia" después de la compra.

En el marco del programa Artemis de la NASA, la administración del presidente Donald Trump prevé el regreso de los astronautas estadounidenses a la luna para el 2024. La NASA ha calificado esta misión como precursora de un futuro primer viaje humano a Marte.

"La conclusión es que vamos a comprar un poco de suelo lunar con el propósito de demostrar que se puede hacer", dijo Bridenstine durante un evento organizado por la Fundación Mundo Seguro, una organización de política espacial.

La NASA anunció este jueves el inicio de un programa de incentivos para la compra de rocas, tierra y otros materiales lunares.
La NASA anunció este jueves el inicio de un programa de incentivos para la compra de rocas, tierra y otros materiales lunares. | Fuente: NASA

Bridenstine dijo que la NASA eventualmente compraría otro tipo de recursos como hielo y materiales que puedan descubrirse en la luna.

En mayo, la NASA preparó el escenario para un debate global sobre los principios básicos que regirán cómo las personas vivirán y trabajarán en la luna, publicación que podría convertirse en un pacto internacional para la exploración lunar bajo el nombre “Los Acuerdos de Artemis”. Esto permitiría a las empresas poseer los recursos lunares que extraen, un elemento crucial para permitir a los contratistas de la NASA convertir el hielo de agua de la luna en combustible para cohetes o extraer minerales lunares a usar en la construcción de pistas de aterrizaje.

Según la iniciativa divulgada el jueves, la NASA ofreció comprar cantidades limitadas de recursos lunares y pidió a las empresas que ofrezcan propuestas. Dependiendo de los contratos, una empresa que extraiga recursos en la Luna recolectaría rocas lunares o tierra para vender a la NASA sin tener que traerlos a la Tierra.

Jim Bridenstine, administrador de la NASA
Jim Bridenstine, administrador de la NASA | Fuente: Reuters | Fotógrafo: Mike Brown

"Este es un pequeño paso para los recursos espaciales, pero un gran paso para la política y los precedentes", dijo a Reuters Mike Gold, jefe de relaciones internacionales de la NASA.

"Le están pagando a la empresa para que les venda una piedra que es de su propiedad. Ese es el producto", dijo Joanne Gabrynowicz, ex editora en jefe del Journal of Space Law, en una entrevista. "Una empresa tiene que decidir por sí misma si vale la pena correr el riesgo financiero y tecnológico de hacer esto para vender una piedra".

Con información de Reuters