Antena de espacio profundo en Canberra. | Fuente: Europa Press 2020 | Fotógrafo:

La misión Voyager 2 de la NASA navegará tranquilamente por el espacio interestelar sin recibir comandos de la Tierra durante los próximos once meses, aunque sí enviará datos científicos.

Esto se debe a que el principal medio de comunicación de la Voyager, la antena de radio de 70 metros de ancho de la Red del Espacio Profundo en Canberra, Australia, se someterá a actualizaciones críticas.

Aproximadamente del tamaño de un edificio de oficinas de 20 pisos, el plato ha estado en servicio durante 48 años. Algunas partes de la antena de 70 metros, incluidos los transmisores que envían comandos a varias naves espaciales, tienen 40 años y son cada vez menos confiables.

Las actualizaciones de la Red de Espacio Profundo (DSN) están planeadas para comenzar ahora que la Voyager 2 ha regresado a sus operaciones normales, luego de sobrecargar accidentalmente su fuente de alimentación y apagar automáticamente sus instrumentos científicos en enero.

La red funciona las 24 horas del día, los 365 días del año y se distribuye en tres sitios en todo el mundo, en California, España y Australia. Esto permite a los navegadores comunicarse con las naves espaciales en la Luna y más allá en todo momento durante la rotación de la Tierra.

Voyager 2, que se lanzó en 1977, se encuentra actualmente a más de 17.000 millones de kilómetros de la Tierra. Está volando en una dirección descendente en relación con el plano orbital de la Tierra, donde solo se puede ver desde el hemisferio sur y, por lo tanto, solo se puede comunicar con el sitio australiano.

Además, se requiere un transmisor especial de banda S para enviar comandos a Voyager 2, uno lo suficientemente potente como para alcanzar el espacio interestelar y en una frecuencia que puede comunicarse con la tecnología anticuada de Voyager. La antena Canberra de 70 metros (llamada "DSS43") es la única antena de este tipo en el hemisferio sur. A medida que envejece el equipo en la antena, aumentará el riesgo de interrupciones no planificadas, lo que agrega más riesgo a la misión Voyager. Las actualizaciones planificadas no solo reducirán ese riesgo, sino que también agregarán actualizaciones tecnológicas de última generación que beneficiarán a futuras misiones, informa la NASA.

"Obviamente, los 11 meses de reparaciones imponen más restricciones a los otros sitios de DSN", dijo Jeff Berner, ingeniero jefe de la Red Deep Space. "Pero la ventaja es que cuando regresemos, la antena de Canberra será mucho más confiable".

Las reparaciones beneficiarán mucho más que la Voyager 2, incluidas futuras misiones como el rover Mars 2020 y los esfuerzos de exploración de la Luna y Marte. La red desempeñará un papel fundamental para garantizar el soporte de comunicación y navegación tanto para las misiones precursoras de la Luna y Marte como para las misiones tripuladas de Artemisa.

Las tres antenas Canberra de 34 metros se pueden configurar para escuchar la señal de Voyager 2; simplemente no podrán transmitir comandos. Mientras tanto, el equipo de Voyager pondrá la nave espacial en un estado de reposo, lo que aún le permitirá enviar datos científicos durante el tiempo de inactividad de 11 meses.

"Ponemos la nave espacial nuevamente en un estado en el que estará bien, suponiendo que todo vaya normalmente con ella durante el tiempo que la antena esté apagada", dijo Dodd. "Si las cosas no salen normalmente, lo cual siempre es una posibilidad, especialmente con una nave espacial vieja, entonces la protección contra fallos a bordo que está ahí puede manejar la situación".

(Con información de Europa Press)

¿Qué opinas?