Embarazo
El reporte ha sido publicado en la revista JAMA Network Open. | Fuente: Flickr

Una investigación realizada en Pensilvania, Estados Unidos, apunta que las cicatrices producidas en la cesárea de un primer embarazo ocasionan lesiones en el útero de las mujeres que pueden afectar el implante de un nuevo óvulo fecundado.

De este modo, los investigadores de la Universidad pública de Pensilvania concluyeron que las mujeres que dan a luz a su primer hijo por cesárea tienen menos probabilidades de volver a quedar embarazadas, según el reporte publicado en la revista JAMA Network Open.

Los expertos llegaron a esta conclusión tras realizar un seguimiento a más de 2 000 mujeres de entre 18 a 35 años, durante los tres años posteriores a haber dado a luz a su primer hijo.

De ellas, casi 600 dieron a luz a su primogénito por cesárea y fueron más propensas a padecer de sobrepeso u obesidad y haber buscado tratamientos de fertilidad para volver a quedar embarazadas.

El 69% de las mujeres que dieron a luz por cesárea la primera vez lograron volver a concebir después de tener relaciones sexuales sin protección, en comparación con el 78% de las mujeres que dieron a luz por de modo natural.

Esta asociación se mantuvo después de que los investigadores incluyeran entre las aristas la edad materna, el índice de masa corporal antes del embarazo, el tiempo hasta la concepción del primer hijo, el aumento de peso gestacional, los posibles abortos inducidos previos, la hipertensión, diabetes y la hospitalización durante el embarazo, entre otros factores.

"Es posible que las cicatrices pélvicas puedan afectar a los intentos posteriores de quedarse embarazada. También es posible que la formación de cicatrices de la herida quirúrgica en el útero, aunque no en un área donde se implantan embarazos, pueda tener efectos persistentes en el proceso de implantación", explican los autores del estudio.

La endometriosis y el embarazo

Otro reciente estudio sobre la fertilidad, llevado a cabo por la Unidad de Cribiología del IVI de Valencia y liderado por la doctora Ana Cobo, aconseja vitrificar los ovocitos en pacientes que tengan endometriosis que necesitasen cirugía, de modo que puedan preservar su fertilidad.

Sucede que la endometriosis es una de las causas más frecuentes de infertilidad en las mujeres, ya que puede llegar a comprometer seriamente la función ovárica y así representar una amenaza para la fertilidad de las mujers que la padecen, de acuerdo a lo reportado por la investigación.

Un dato ya conocido es que aproximadamente el 50% de las pacientes con endometriosis experimentará infertilidad, debido a esto, la preservación de la fertilidad podría ser la opción más adecuada para estas mujeres.