Buscar
RPP Noticias
Estás escuchando En vivo
 
00:00 / 00:00
Lima
89.7 FM /730 AM
Arequipa
102.3 FM / 1170 AM
Chiclayo
96.7 FM / 870 AM
Huancayo
97.3 FM / 1140 AM
Trujillo
90.9 FM / 790 AM
Piura
103.3 FM / 920 AM
Cusco
93.3 FM
Cajamarca
100.7 FM / 1130 AM
La informacion mas relevante de la actuaidad al momento
Actualizado hace 0 minutos
Entrevistas ADN
SUNASS defiende cálculo de aumento de tarifa de agua
EP 1683 • 12:37
El comentario económico del día
¿Cuáles son los últimos indicadores sobre inseguridad ciudadana, según el INEI?
EP 314 • 06:04
Espacio Vital
La edad de inicio de la menstruación se está adelantando en los últimos años. ¿Qué significado tiene eso para la salud?
EP 389 • 06:47

Humanidades, palabra y vida

La palabra precisa utilizada para el momento adecuado. La palabra que se usa para enfatizar una idea. La palabra que nos auxilia cuando nos sobran los sentimientos. La palabra que traduce nuestras emociones. La palabra que ordena nuestras intuiciones. La palabra que nombra el mundo y sus cosas. ¿Cómo la obtenemos?

En el proceso paulatino de la socialización, podemos asimilar un número indefinido de palabras.
En el proceso paulatino de la socialización, podemos asimilar un número indefinido de palabras. | Fuente: Freepik

Desde pequeños, las palabras inundan nuestro mundo mental gracias al diálogo que vamos estableciendo, gradualmente, con los que nos rodean. Primero, con el núcleo familiar; luego, con el espacio que rodea a aquel grupo primordial. Posteriormente, con el barrio, la escuela, la comunidad y la compleja red de medios de todo tipo que circundan los diversos ámbitos de nuestra vida. Las palabras están ahí, dando vueltas. Y gracias a que se integran a nuestra estructura psíquica, podemos dar noticia de nosotros, y ser parte del impresionante y complejo sistema dialógico humano. Nos hacemos desde la palabra y edificamos el mundo desde las palabras. 

En el proceso paulatino de la socialización, podemos asimilar un número indefinido de palabras, que varía según los grados de exposición lexical. Si desde pequeños nos habituamos a leer, es evidente que el bagaje de términos será mayor, y que las formas de organizar las palabras, a fin de narrar experiencias de diverso término, serán más amplias. La lectura dilata nuestro vocabulario exponencialmente, y si tenemos la disposición y costumbre de leer textos de distinto uso, las formas de organizar nuestros pensamientos, reflexiones, sentimientos y emociones, serán mucho más ricas. El resultado, es que podremos decir las mismas cosas de diversas maneras, adaptándonos a la multiplicidad de receptores. 

Por ello, la experiencia de la lectura será más provechosa si nos habituamos a leer, según la edad e intereses, reflexiones teóricas, descripciones informativas o formas creativas de la palabra. Es decir, si leemos ensayos e investigaciones en humanidades o ciencias, novelas, teatro o poesía, es muy probable que nuestras posibilidades de comunicación asertivas se acrecienten. Pues estaremos habituados a organizar nuestros relatos interiores o exteriores con mayor eficacia y concreción. La lectura de las humanidades, de las ciencias en su más amplia acepción y de literatura, nos ofrece una enorme versatilidad para decir cosas y para escribirlas con mayor soltura. En suma, podemos hacernos entender mejor y comprender al otro de mejor manera. 

Asimismo, nuestra mente, rica en conceptos, en nociones y en formas de organización retórica, tendrá los medios para ingresar en serio al poderoso mundo del diálogo entre humanos.  La lectura meditada, nos permite interiorizar el sentido exacto de cada término y nos ayuda a superar el caos mental en el que habitualmente podemos caer si carecemos de las palabras precisas. 

Quien desprecia la lectura de las humanidades, de las ciencias reflexivas y de la literatura, abandona la posibilidad de entender con profundidad el mundo que le rodea. También, empobrece su mundo mental, desatendiendo considerablemente su crecimiento personal, sobre todo en un mundo que nos exige una gran capacidad de adaptación a escenarios cambiantes y diversos. Quien aborrece la lectura de lo que estamos estimando, puede llegar a desarrollar una estructura mental muy rígida, que le incapacite de ver las sutilezas de la vida humana y su pluralidad. La riqueza que proporciona la palabra forjada desde la lectura meditada de las humanidades, de las ciencias y de las literaturas, ayuda a formar humanos dispuestos al diálogo. Por ello, cuidar a las humanidades, a las ciencias teóricas, a las literaturas, es cuidarnos también a nosotros mismos, de nosotros mismos. Nosotros, humanos, forjados desde la palabra evolucionada en el tiempo.

NOTA: “Ni el Grupo RPP, ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma.

Jefe del Departamento de Filosofía y Teología de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya (UARM). Es Dr. (c) en Humanidades por la Universidad de Piura y maestro en Filosofía por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Autor del libro "La trama invisible de lo útil. Reflexiones sobre conocimiento, poder y educación" y de numerosos artículos académicos vinculados a la historia de las ideas, con énfasis en la historia conceptual, y en las relaciones entre conocimiento y sociedad en el Perú y América Latina.

Tags

Otros columnistas

Ver más

Suscribirte al boletín de tus noticias preferidas

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Buzon
Al suscribirte, aceptas nuestras políticas de privacidad

Últimas noticias

Contenido promocionado

Taboola
SIGUIENTE NOTA