Ken Follett
El escritor Ken Follett ofreció todas las regalías de autor de su relato "Notre Dame" para restaurar la catedral de Dol-de-Bretagne. | Fuente: EFE

El escritor Ken Follet ofreció todos los derechos de autor de su relato "Notre Dame" publicado tras el incendio de la catedral parisina el 15 de abril de 2019 para restaurar la catedral de Dol-de-Bretagne (noroeste), anunció la Fundación del patrimonio (FdP).

"Ken Follett dona todos los derechos de autor (de 'Notre Dame') a la FdP. Juntos, escogen otorgar esa donación a los trabajos de restauración y apuntalamiento de otra catedral, la de Dol-de-Bretagne, apoyada por la Fundacion. Se entregarán próximamente 148.000 euros (unos US$ 124.780) a la comuna", precisó un comunicado.

En el mundo se vendieron 113.000 ejemplares de la obra.

Ken Follett es conocido por "Los Pilares de la tierra" (1989), donde describió el incendio de una catedral imaginaria, la catedral de Kingsbridge.

Ejemplo de la arquitectura gótica de Bretaña, la catedral Saint-Samson, clasificada como monumento histórico desde 1840, está muy dañada. Trabajos por un costo de 2,4 millones de euros se iniciaron en 2019 y deben terminar en 2024.

NO QUIERE DECEPCIONAR

El superventas británico Ken Follett, regresó a las librerías con "Las tinieblas y el alba" una precuela de su obra más popular, "Los pilares de la Tierra", fiel a la máxima de que "el único pecado para un novelista es resultar aburrido", según explicó.

El lector se traslada en esta ocasión a la violenta Inglaterra de finales del siglo X, cuando los anglosajones se dejaban la piel defendiéndose de ataques vikingos en sus costas. Por aquel entonces, la ficticia población de Kingsbridge todavía no soñaba con el esplendor de su futura catedral, que Follett hizo célebre con un libro del que ha vendido 27 millones de ejemplares.

A sus 71 años, el escritor admite que siente una especial responsabilidad al retomar una historia que ha conquistado a tantos lectores. "Es muy importante para mí no decepcionarles", recalcó sobre su nuevo título.

"Pensé que les interesaría conocer cómo era Kingsbridge antes de convertirse en una gran ciudad, cuando era solo un pueblo, o incluso menos, poco más que un puñado de casas junto a un río", reflexiona Follett, que asegura que ha dejado espacio para continuar desarrollando ese mismo universo si vuelve a encontrar la inspiración. (Con información de AFP y EFE)

 

Sepa más: