Una cata de vinos sencilla permitirá conocer si te gusta el vino que tomas o no. Una más compleja busca conocer la variedad, zona o año del vino. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Marcos Reátegui

¿Cómo introducirnos en el mundo del vino si no lo conocemos? Imposible, por eso hay que probarlo. En una cata apreciamos los aromas y sabores del vino. Puede realizarse de manera muy sencilla y lúdica (si recién estás empezando), algo tan sencillo como reunirse con un grupo de amigos, descorchar la botella y tratar de identificar notas en el color, olfato y gusto. Acá te indicamos algunos factores a tener en cuenta. 

¿EN QUÉ CONSISTE UNA CATA A CIEGAS?

Vas a tener delante tuyo una serie de copas (sin saber qué vino te están sirviendo) y vas a decidir si te gusta o no; o intentar deducir qué hay en la copa: qué variedad es, de dónde proviene, etc. 

“Lo divertido es que es completamente objetivo. La idea es que pruebes el vino sin sesgo de etiqueta, puntaje o precio. Solo ver si te gusta o no”, indica el sommelier Diego Cruz. Si quieres vivir la experiencia, este 9 de octubre se desarrollará Premium Tasting Lima donde se presentarán 40 vinos de Argentina, Chile y Uruguay. 

FACTORES A TENER EN CUENTA EN LA CATA

1. Vista

Diego Cruz explica que ayuda a deducir si el vino proviene de una zona de clima cálido o frío. Si tiene mucho color, se deduce que viene de un clima cálido porque hay más posibilidad de pigmentación.

El color también evidencia la edad del vino. En el caso de la uva blanca, cuando los pigmentos se oxidan y cobran color más oscuro es porque van ganando en edad. Si es un vino muy apagado (que pierde su brillantez) significa que se está muriendo.

2. Olfato

En la cata de vinos, se intenta identificar la fruta predominante. Por genética, cada variedad comparte la o las mismas frutas (más maduras o cítricas y frescas). Con práctica y estudio, también se pueden percibir las especias y notas herbales (que puede desarrollar un vino dependiendo de la zona en la que se desarrolla).

En el caso de los vinos blancos, puede ser plátano, pera o piña. En cuanto a los tintos, están más orientados a las bayas, moras, grosellas, frambuesas, arándanos y cerezas.

Después se pueden notar las notas de elaboración y crianza en barrica al percibir las diferentes maderas. Por ejemplo, si ha sido criado en barrica de roble olerá a tostados, roble, almendrados y frutas secos.

3. Gusto

“En boca debes evaluar cualitativamente el balance entre acidez, sensaciones de fruta y el volumen de alcohol. Se analiza cómo armonizan estos elementos entre ellos”, explica el sommelier.

¿SE PUEDE CONSERVAR UN VINO TRAS ABRIR LA BOTELLA?

Una vez descorchada la botella, el sommelier Diego Cruz recomienda acabarla el mismo día o máximo al siguiente porque el vino empieza un proceso de degradación por el que pierde muchas cualidades.

A menos vino en la botella, la oxidación hará que se degrade más rápido. ¿Cómo ayudar a mitigar este proceso? Guardar el vino en el refrigerador bien tapado aunque la primera recomendación sigue siendo acabarlo.

0 Comentarios
¿Qué opinas?