Alessandro Schiattarella: "La sociedad discrimina las diferencias, lo mismo sucede en el mundo de la danza"

A los 14 años, le diagnosticaron la enfermedad de Hirayama (que redujo la fuerza en sus manos), pero continuó practicando danza. En Temporada Alta presenta "Altrove" en el que buscó explorar su discapacidad ─no como una enfermedad─ sino como un cuerpo “nuevo”.

El coreógrafo Alessandro Schiattarella presenta hoy el espectáculo "Altrove" como parte del festival Temporada Alta. | Fuente: Temporada Alta

Los grupos de danza como un reflejo de la sociedad. Cualquier "anormalidad" en el cuerpo de los bailarines es “mal vista” y, para el coreógrafo Alessandro Schiattarella, hay un paralelo con lo que se ve en otros entornos de la comunidad. Un reflejo de "cómo la sociedad margina y discrimina las diferencias, lo mismo sucede en el mundo de la danza más popular".

Schiattarella ─quien llegó a Perú para presentar hoy su solo "Altrove" como parte del IV Festival Internacional de Teatro Temporada Alta─ entiende lo que es tener un cuerpo "diferente". A los 14 años, se enteró que tenía la enfermedad de Hirayama (un trastorno benigno que se caracteriza por debilidad y atrofia muscular, lo que redujo la fuerza en sus manos), pero continuó practicando la danza.

El montaje “Altrove” nació cuando todavía se cuestionaba por tener una discapacidad y formar parte de un grupo de danza popular, conocidos por exaltar la perfección física. “Fue la necesidad de expresar una disconformidad interior porque este solo es sobre una historia de visibilidad sobre mis manos que no funcionan muy bien", menciona con cierto pudor. 

En "Altrove", el coreógrafo italiano creó un lenguaje a partir de sus limitaciones físicas. | Fuente: Temporada Alta

El coreógrafo italiano creó un lenguaje a partir de sus limitaciones físicas, la cual se podrá ver en la función de Temporada Alta. Su estrategia fue entender y explorar su discapacidad, no como una enfermedad, sino como un cuerpo “nuevo”.

¿Cómo afrontar los límites del cuerpo? Alessandro Schiattarella sostiene que lo primero que se debe hacer es reconocerlos a partir de un diálogo y buscar la manera de amar las diferencias. “Si no aceptas tus propias diferencias, no puedes aceptar las de los demás. Es importante aceptar la diferencia e incluirla en la identidad de la persona, pero no identificarlo con ella. La discapacidad es parte de mi vida, pero no soy solo eso”, sostiene.

MÁS INFORMACIÓN

Fecha: Viernes 22 de febrero, a las 8 p.m.
Lugar: Lugar de la Memoria, Miraflores.
Ingreso con inscripción.

¿Qué opinas?