Tras el anuncio de Petroperú de ser parte de la construcción del gasoducto andino del sur, la Corporación Andina de Fomento (CAF), afirmó que la participación de la petrolera estatal será mínima y sólo buscará la forma de obtener algún tipo de ganancia cuando el proyecto esté en marcha.

De acuerdo con el representante de la CAF en Perú, Ricardo Campins, el gobierno peruano a través de Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) le pidió a esta entidad que sean los asesores financieros de Petroperú para determinar su participación en el proyecto junto al concesionario (Kuntur).

“El concesionario es quien va a financiar. Petroperú lo que va a tener es una participación en el consorcio que será minoritaria y no controlador del proyecto, de manera que el concesionario sigue teniendo el control del proyecto, la necesidad de desarrollarlo y la responsabilidad de conseguir el financiamiento”, explicó Campins.

Refirió que el interés de la CAF es hacer que el gasoducto andino sea una realidad, ya que es un megaproyecto, cuando esto suceda tendría mucho interés de participar en el financiamiento del mismo.

Sin embargo, Campins sostuvo que el hecho que el gasoducto no tenga una Red de Garantía Principal (RGP) hace que sea más difícil que se consiga el financiamiento, y la situación se puede complicar más si es que no se asegura las reservas de gas probadas para el gasoducto.