El Ministerio de la Producción (lanzará este año más de 20 concursos para cofinanciar con recursos no reembolsables diversos proyectos relacionados con la innovación y el emprendimiento. | Fuente: PRODUCE

Desarrollar un emprendimiento es una apuesta cada vez más común en el Perú. Este panorama, claramente, se refleja en la amplia variedad de startups que operan de forma exitosa y en los resultados del último reporte del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), el cual indica que el país es el más emprendedor de América Latina.

No obstante, y según el GEM, también existe un miedo al fracaso del 30.2%, debido a diversos factores, como la capacidad de organización, el tiempo, el financiamiento, entre otros. En este contexto, Jimmy Aguirre, coordinador de emprendimiento en Certus, comparte cinco consejos para comenzar un emprendimiento en el Perú.

Identifica el problema

Identifica, en primera instancia, un problema. Con esto en mente, el generar una idea será mucho más sencillo, ya que esta solo se enfocará en cubrir la necesidad previamente establecida.

Asimismo, lo ideal es evaluar experiencias de otras empresas o negocios que vayan por el mismo rubro que se va a abordar. De esta forma, se puede dar un valor agregado a la idea de negocio. Si no se cuenta con experiencia en el área que involucra al producto o servicio, se recomienda asesorarse al respecto.

Busca el mejor financiamiento

Este paso puede ser uno de los más difíciles al momento de desarrollar un emprendimiento ya que, por ejemplo, las entidades crediticias podrían mostrarse poco dispuestas a apoyar una nueva idea de negocio, por más ambiciosa que esta sea. No obstante, como consecuencia del ecosistema que existe para las startups, lo ideal es optar por otros mecanismos, como el capital semilla, los inversionistas ángeles o, uno de los más novedosos, el crowfunding. Además de las plataformas que apoyan esta clase de proyectos (incubadoras), el Estado peruano financia emprendimientos a través de Start Up Perú.

Aprovecha las herramientas tecnológicas

Según Jimmy Aguirre, coordinador de emprendimiento en Certus, las redes sociales representan un espacio idóneo para que un nuevo negocio logre mayor visibilidad. Instagram, puntualmente, es sumamente recomendable, ya que su número de usuarios va en aumento.

Trabaja en la experiencia del usuario

Si bien el principal objetivo de un negocio suele ser el vender un producto u ofrecer un servicio, lo que de verdad importa es generar confianza en el público. Para esto, se debe trabajar en una estrategia de marketing omnicanal, en donde el cliente requiere ser el centro. Lo recomendable es que, en paralelo a la presencia en redes sociales, se desarrolle un marketing de contenidos que conecte emocionalmente con el usuario. Desde el simple hecho de personalizar la web del negocio o trabajar los detalles del producto. 

Estar atento a las tendencias

Una de las mejores formas de desarrollar una idea es prestar atención a otros negocios que están en el mercado y funcionan. De hecho, si se opta por un emprendimiento, lo ideal es que dicho proyecto esté ligado al rubro fintech, e-commerce o a las redes sociales. Otros ámbitos interesantes y con mucho potencial son el gastronómico y el de mascotas.

¿Qué opinas?