foto
Fitch ya no considera que las finanzas públicas del Perú son una fortaleza en relación con sus finanzas externas. | Fuente: RPP

La agencia calificadora de riesgo Fitch Ratings ya no considera que las finanzas públicas del Perú son una fortaleza en relación con sus finanzas externas.

Resulta que Fitch bajó la calificación de emisor Issuer Default Rating (IDR) a largo plazo en moneda local de Perú a ‘BBB+’ con perspectiva estable desde ‘A-’; mientras que mantuvo la IDR en moneda extranjera a largo plazo en ‘BBB +’, también con perspectiva estable.

En ese sentido, se pronostica que las medidas de gasto y la pérdida de ingresos a causa de la pandemia elevarán la relación deuda pública / PBI a 31.9% en el 2020, frente a 26.8% en el 2019.

 Esto se compara con un mínimo de 19.2% en el 2013, antes de las exenciones de normas presupuestarias para los shocks climáticos y precios del cobre. Fitch utiliza deuda no financiera del sector público para sus cifras de deuda pública general.

Además, espera que el Perú agote su fondo de estabilización fiscal y use otros saldos líquidos de fondos públicos en el 2020, dejando al gobierno pocos activos líquidos para enfrentar futuros shocks (el uso de depósitos subnacionales restantes está legalmente restringido).

En contraste, Fitch espera que las cuentas externas sean relativamente resistentes al shock actual, respaldadas por sólidas reservas de liquidez externas y una posición neta de acreedores externos.

Como resultado, Fitch considera que los perfiles de crédito en moneda local y extranjera del Perú se han vuelto indistinguibles, en línea con lo estándar para los soberanos con grado de inversión, en particular dada la participación no residente de 50% en bonos denominados en soles.

En consecuencia, Fitch ha eliminado la anterior mejora de un escalón de la IDR en moneda local a largo plazo y la ha igualado con la IDR en moneda extranjera a largo plazo de acuerdo con sus criterios de calificación soberana.

Escenarios

Fitch espera que la economía peruana se contraiga 5.5% en el 2020, con riesgos a la baja. La actividad económica cayó 16% interanual en marzo, contribuyendo a una contracción del PBI de 3.4% interanual en el primer trimestre de este año.

En tanto el empleo en Lima cayó un 20% interanual en el periodo de febrero a abril del 2020, y los impuestos al valor agregado cayeron un 34% interanual en abril.