Foto: RPP
Cuatro marcas de restaurantes peruanos, considerados top en su origen, alistan su ingreso a Chile y sumarse así al mercado existente en ese país, que factura US$200 millones al año y cuenta con 120 establecimientos.

Según refiere La Tercera de Chile, el primero en "aterrizar", sería la cadena Segundo Muelle, reconocida como una de las mejores cebicherías de Latinoamérica, y que cuenta con seis locales: cuatro en Lima, uno en Panamá y otro en Quito.

Mi Propiedad Privada, con dos locales en Lima, se instalaría en el país del sur a más tardar en febrero, según indica su propietario José Mendoza.

A la lista se suma el restaurante Brujas de Cachiche, uno de los más prestigiosos de Perú, puesto que el dueño César Alcorta afirma estar en conversaciones con tres grupos chilenos para concretar su ingreso al mercado chileno.

Brujas de Cachiche tiene un local en Lima y cuatro franquicias en México.

Por último, pero no menos importante, se encuentra Punta Sal, con cinco locales en Lima, y cuyos propietarios se encuentran en reuniones con interesados en hacerse cargo de la franquicia o en asociarse.

"Para los cuatro restaurantes, el precio promedio de la franquicia es de US$ 50.000 y todos apuntan a una inversión inicial de entre US$ 300.000 y US$ 500.000", precisa el medio.