Foto: RPP
Wall Street careció hoy de una tendencia clara, afectada por los temores sobre la recuperación económica y noticias de grandes compras empresariales, y su principal índice, el Dow Jones de Industriales, cerró finalmente con un descenso del 0,18 por ciento.

Este índice que se mantuvo gran parte de la sesión de la Bolsa de Nueva York (Nyse) en territorio negativo, bajó 17,53 puntos y cerró a 9.771,91, aunque 11 de sus 30 valores acabaron con subidas.

Además, el selectivo S&P 500 terminó con una subida del 0,24%, puesto que ascendió 2,53 unidades y cerró en 1.045,41 enteros, al tiempo que el índice compuesto del mercado Nasdaq, donde cotizan muchos valores tecnológicos, avanzó un 0,4%, al escalar 8,12 puntos y terminar en 2.057,32 unidades.

Esta tendencia poco clara en la mayor plaza financiera del mundo tenía lugar en la víspera de que la Reserva Federal de Estados Unidos se pronuncie sobre su política de tipos de interés en la que no se esperan cambios y su diagnóstico de la situación económica.

A esa incertidumbre se suman las dudas de los inversores sobre el ritmo de la recuperación económica a medida que se van agotando las ayudas concedidas con el plan de estímulo del Gobierno.

Los datos que esta semana se difundirán en Estados Unidos sobre el mercado laboral ayudarán a aclarar estas dudas, ya que la noticia de hoy de que los pedidos a fábricas estadounidenses en septiembre superaron las previsiones de los analistas no consiguió dejar muy tranquilos a los inversores.

También hubo hoy noticias alentadoras en el ámbito empresarial que ayudaron a compensar las pérdidas bursátiles, como la compra de la segunda ferroviaria de Estados Unidos, Burlington Northern Santa Fe, por parte del financiero Warren Buffett, en la que será la mayor transacción en la historia de su firma de inversión, Berkshire Hathaway.

La operación impulsó a todo el sector de los transportes que fue el que más subió, con un avance conjunto del 4,71%.

EFE