En la zona la minería ilegal genera actividades ilícitas como la trata de personas, el tráfico de mercurio,  sicariato y prostitución.
En la zona la minería ilegal genera actividades ilícitas como la trata de personas, el tráfico de mercurio, sicariato y prostitución. | Fuente: ANDINA

El Gremio de Turismo de la Cámara de Comercio de Lima (CCL)  advirtió que la inseguridad ciudadana que se registra en el país ahuyenta a los turistas.

Poca seguridad

La CCL expresó su preocupación por los últimos acontecimientos de inseguridad que afectan al país y en particular a la industria turística y lamentó lo sucedido con el asalto a mano armada a las instalaciones del hotel Inkaterra en Tambopata (Madre de Dios), uno de cuyos trabajadores fue asesinado mientras que sus huéspedes sufrieron el robo de sus pertenencias.

“Este tipo de hechos delictivos repercuten directamente sobre la imagen de nuestro país y no podemos quedarnos sin tomar medidas. Invocamos al Gobierno a considerar lo antes posible un plan de seguridad efectivo que permita al turismo desarrollarse con tranquilidad”, manifestó la presidenta del referido gremio, Gabriela Fiorini.

Piden medidas concretas

Recordó que a nuestro país le tomó mucho tiempo recuperar la confianza de los turistas luego del gran daño que causaron los más de 10 años de violencia terrorista que ahuyentaron a los visitantes nacionales y extranjeros.

“Todo el trabajo que realizamos desde hace décadas no puede desaparecer por una serie de actos delictivos que pueden y deben enfrentarse inmediatamente con medidas de prevención y un sistema de inteligencia estratégica que enfrente a la delincuencia”, manifestó.

Consideró que es momento de que los alcaldes de todo el país asuman también su responsabilidad llevando a cabo acciones concretas en coordinación con la Policía Nacional a fin de evitar que hechos como el ocurrido en Tambopata se repitan.

“Si bien hay casos como la minería ilegal que requieren de una lucha frontal, ello no debe ser razón para dejar de lado al turismo, que también, como en el caso de la selva, requiere de una dotación policial que salvaguarde la vida de nuestros visitantes”, anotó.