El ministro de Energía y Minas, Jorge Merino Tafur afirmó que, con el envío al Congreso de la República del Proyecto de ley que afianza la seguridad energética y promueve el desarrollo del polo petroquímico en el sur del Perú, el Ejecutivo demuestra que “la decisión de traer la industrialización al sur ya está tomada”.
 
Dicho proyecto de ley declara de interés nacional la construcción del Ducto de Etano, desde una planta de separación en la costa hacia el sur del Perú, el mismo que tendrá por objeto el desarrollo de la industria petroquímica para esta macroregión.

“Estamos hablando de dos proyectos, el ducto es complementario al Gasoducto Andino del Sur, ambos son muy importantes para el sur, la inmediatez es fundamental, por eso lo hemos presentado”, subrayó en entrevista televisiva con la periodista Cecilia Valenzuela desde la ciudad de Arequipa.

Indicó que en Matarani o Ilo se podrá tener una planta petroquímica de etano que será alimentada por un ducto que irá desde Chincha hacia el sur por la costa y que podrá producir polietilenos y plásticos para hacer pequeñas industrias cuya mayor producción será para el mercado externo, principalmente Asia.

“El gas de Camisea es rico en etano, tiene alrededor de 10% en comparación con el gas de otros lugares que tienen solo 2%.  Actualmente, el etano que llega a la costa se quema, se pierde, sin embargo técnicamente es posible separarlo y recuperarlo,  un 6% es suficiente para hacer una planta petroquímica. La decisión de descentralizar la industrialización de Lima y traerla al sur ya está tomada”, enfatizó.

En ese contexto, reiteró que las reservas de gas natural con las que cuenta el Perú son más que suficientes para garantizar la realización de los proyectos del Gasoducto Andino del Sur y de la industria petroquímica.

“Este proyecto del etano es integral: tiene el ducto, la separadora y el polo petroquímico. El detalle es que hay justamente la cantidad necesaria para tener una planta que produciría un millón de plásticos al año, que es el tamaño justo que en el mundo justifica una planta de etano”, aseguró.

El titular del MEM dijo que hay que juzgar en su conjunto  la inversión de 15 mil millones de dólares para un polo petroquímico, y 400 millones para el ducto y una planta de separación.

“Para entender la magnitud, por ejemplo en Camisea la tonelada de gas natural vale 200 dólares, aquí va a valer diez veces más, es decir el valor agregado es inmenso,  hay posibilidad de generar trabajo, de 40 mil a 50 mil puestos en una planta de este tipo”, concluyó.