Escándalo ya lleva más de dos años y hasta el momento no se ha llegado a un acuerdo de colaboración entre ambas partes. | Fuente: Andina

Después de años de negociación, la constructora brasileña Odebrecht debe firmar esta semana el acuerdo definitivo de cooperación con las autoridades del Perú, informó esta tarde el diario Valor Económico de Brasil, aunque el monto de pago por reparación aún no se ha definido.

El diario explica que el Perú será el quinto país con el que la empresa cerrará un acuerdo. Anteriormente, la empresa cerró un acuerdos con Panamá (US$ 220 millones en doce años), República Dominicana (US$ 184 millones en ocho años), Guatemala (US$ 18 millones) y Ecuador, cuyo monto de reparación aún no ha sido definida.

También están pendientes los acuerdos con Argentina, Colombia, Venezuela, México y Angola, cuyas negociaciones están en diferentes etapas, refirió también el diario Gestión.

Obras en Perú

Según Valor Económico, la cooperación con Perú es especialmente fundamental para el grupo Odebrecht, de forma general, ya que de ahí depende la ejecución de la venta de la hidroeléctrica de Chaglla, una de las principales del Perú.

El año pasado, Odebrecht Latinvest anunció la transferencia de la hidroeléctrica a un consorcio liderado por la estatal China Three Gorges Corporation (CTG), pero la transacción dependía de los cálculos pendientes con las autoridades peruanas.

El negocio fue sellado en US$ 1,400 millones, de los cuales US$ 1,200 millones se utilizará para retirar deudas con bancos que financiaron la construcción.

Ventas pendientes

En el Perú, también está pendiente la venta del proyecto de irrigación de Olmos, controlado por las empresas Brookfield y Suez por un total de US$ 140 millones desde 2016, contrato que perdió la validez debido al congelamiento de los activos por parte del Ministerio de Justicia del Perú.

Según fuentes citadas por Valor Económico, no hay prisa para encontrar nuevos interesados, con propuestas más competitivas.

Dicho diario también detalló que el acuerdo con las autoridades peruanas también puede acelerar la definición de la situación del Gasoducto Sur Peruano, cuya concesión fue retirada por el gobierno a principios de 2017. El consorcio liderado por Odebrecht, que poseía el 51%, invirtió US$ 2,100 millones.

¿Qué opinas?