Los 22 nuevos regidores de Lima que asumirán funciones este año tendrán entre manos, junto con los miembros antiguos del Concejo, la labor de avanzar en el desarrollo de una nuevo Plan Metropolitano al 2035 que ordene la zonificación y termine con la discrecionalidad.

En el 2013 los pedidos de cambio de zonificación en Lima se redujeron drásticamente, desde 300 al año a menos de 50, tras la publicación de la ordenanza 1617 a mediados del 2012. Sin embargo con el nuevo Plan Urbano los cambios prácticamente desaparecerán.

Según regidores consultados por RPP Noticias, en el 2014 el Concejo Metropolitano deberá avanzar en el planteamiento de esta herramienta que ordenará la ciudad y hará más eficientes las inversiones de sus habitantes.        

"Si el Plan, si estuviera realizado, desvanecería el poder de los llamados reyes de la zonificación, porque las reglas estarían dadas", comenta Juan Carlos Arias, regidor suplente y vicepresidente de la Comisión de Desarrollo Urbano del Concejo Metropolitano.

Arias afirma que el nuevo Plan Urbano no será un documento estático sino que se trabajará sobre bases de datos. Así, cuando en el futuro se requiera un cambio de zonificación, se podrá consultar rápidamente si es compatible con la infraestructura de la ciudad, por ejemplo, las redes de agua y desague.

Según Pablo Secada, otro integrante del Concejo y experto en mercados financieros, Lima deberá invertir varios millones contratando a los mejores planificadores urbanos del Perú y el mundo. Esto estaría más que justificado, porque -señala- hay transnacionales y fondos de inversión que quieren apostar por una Lima ordenada.

"Lima es como la niña linda del baile que nadie ha sacado a bailar hasta ahora", dice Secada en alusión a los buenos negocios que podrían desarrollarse en el centro y zonas adyacentes que guardan un valioso patrimonio histórico pero en malas condiciones, como por ejemplo, con la presencia de drogadictos.
     
Secada señala que los jirones Ica y Ucayali en el Centro de Lima son ejemplo de cómo el orden puede generar valor: fue una inversión de nueve millones de soles, para remozar y hacer peatonales esas calles, y los beneficios superan los 90 millones.

"El estándar de hoy es terrible. Es que en un distrito se propone un cambio de zonificación que te agarra una casa, un frente, una manzana y normalmente eso está trabajado con empresas inescrupulosas que ya compraron porque su funcionario favorito les va a conseguir el cambio que quieren. Eso se acaba con un plan urbano porque el plan dice esta zona es de cuatro pisos, esta zona es de seis pisos, esta zona es de ocho pisos, esta zona es comercial", precisa Secada.