¿Por qué es un nuevo lunes negro para las bolsas del mundo?

Recordando el nerviosismo de la crisis financiera global en el 2007, los mercados globales sufren otro "Lunes Negro" que también ha llevado a que el precio internacional del crudo caiga a su nivel más bajo desde el 2009.
REUTERS

La estrepitosa caída de las bolsas asiáticas, que también tiñó de rojo a las europeas y a Wall Street en Estados Unidos, ha convertido este 24 de agosto en un "Lunes Negro" o Black Monday para la historia.

Pero, ¿por qué ocurrió esto?

Según los analistas, el principal motivo es la preocupación por la situación del crecimiento de la economía china, la segunda mayor del mundo, que en los últimos meses no ha sido auspiciosa.

Según los expertos, la decepción invade a los inversionistas, quienes esperaron durante el fin de semana una serie de medidas monetarias de Beijing para así reanimar la economía del gigante asiático, luego de que los principales índices del mercado chino perdieron un 11 por ciento la semana pasada.

Además de datos macroeconómicos no alentadores  en los últimos meses, se suma las recientes salidas de inversiones en yuanes (moneda oficial) que trajo consigo la devaluación de la referida divisa el 11 de este mes.

Esta medida fue percibida por los inversionistas como un intento desesperado de las autoridades chinas para impulsar sus exportaciones y su actividad económica, actitud que aumentó el nerviosismo en los mercados.

¿Solo caen las bolsas?

Este hundimiento global de las plazas bursátiles, ha arrastrado al petróleo por debajo de los US$45, por primera vez desde 2009.  

El índiec de materias primas de Bloomberg (Bloomberg Commodity), que sigue los precios de 22 materias primas, se hundió a su nivel más bajo desde agosto de 1999.

¿Cuánto cayeron los mercados?

La bolsa de Shanghái cayó un 8,49%, hasta los 3.209,91 puntos, después de haber llegado a perder hasta el 9% durante la sesión. La semana pasada se había dejado más del 11%.

La de Shenzhen, la segunda bolsa del país, que tiene una fuerte componente de valores tecnológicos, cayó en 7,83%.

Entre tanto, el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró la jornada con una pérdida del 4,61%, cayendo a su nivel más bajo en seis meses, tras cinco sesiones consecutivas en rojo.

El contagio llegó hasta la Bolsa de Taiwán, que cerró con una caída de 4,84% después de haber caído durante la jornada hasta un 7,46%, su peor caída de la historia.

Asimismo, el parqué de Hong Kong le seguía los pasos con una caída de más del 5%.

Le sigue la bolsa de Sidney que cayó un 4,09%, su nivel más bajo en dos años, y Seúl, un 2,47%.

¿Por qué se contagian otros mercados?

La salida masiva de capitales de las bolsas asiáticas ha sido calificada como una huida del riesgo, es decir, que los inversionistas migran de cualquier riesgo hacia activos más seguros. Las acciones, como sabemos, son calificadas como uno de los instrumentos más riesgosos, especialmente los de mercados emergentes como el nuestro. 

La Bolsa de Milán se derrumbó en 5,96%, quedando en los 20.450.43 puntos; el CAC-40 de París perdió 5,35%; el índice Footsie 100 de Londres cayó en 4,67%; el DAX 30 de Frankfurt 4,70%; y el Ibex 35 de Madrid el 5,01 por ciento. Y la bolsa de Atenas cerró con una caída del 10,54%.

Wall Street se desplomó en la apertura de las operaciones: el Dow Jones caía 5,75% y el Nasdaq 7,72%. Sin embargo, el desplome se moderó tras las primeras operaciones y los tres principales índices anotaban bajas en torno al 2,5 por ciento.