La superintendenta nacional de administración tributaria, Tania Quispe, reconoció que la caída de las exportaciones por la disminución de los precios internacionales de los metales tendrá un impacto negativo en la tributación.

“De todas maneras la disminución de las exportaciones hará que la recaudación caiga, pero las cifras de abril y mayo nos hace ver que la situación se revertirá y las cifras de proyección se podrán cumplir", indicó en RPP Noticias.
 
Por otro lado negó que el nuevo esquema de Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) para las bebidas alcohólicas se dé para elevar la recaudación ante la reducción de los precios de los insumos metálicos.

“Si bien el nuevo esquema de cobro fue iniciativa del Ministerio de Economía, sabemos que esta disposición ha sido trabajada desde muchos meses atrás, inclusive contó con la aprobación de muchos empresarios”, afirmó.

Contrabando
Por otro lado Quispe Mansilla estimó que aproximadamente US$ 530 millones anuales ingresan a Perú bajo la modalidad de contrabando.

 “Las últimas estimaciones que se hicieron en el 2011 de manera muy gruesa señalaban que el contrabando estaba en aproximadamente US$ 530 millones, a valor costo. Yo lo calculo que a precio de venta esto tiene que estar triplicado, US$ 1,500 millones”, afirmó.

Tras instalar el Puente Nuevo de Desaguadero (Puno) para aumentar el control del ingreso de mercancías a Perú, la superintedenta dijo la actividad ilícita se concentra mayoritariamente en el sur del país, especialmente en Puno y Tacna.

“Estamos hablando de un monto importante del valor total del contrabando que se genera en Perú, en donde la mayor parte, más del 75%, viene de sur, de Puno y Tacna”, declaró.