Aprende cómo negociar o hablar del sueldo durante la entrevista. | Fuente: iStock | Fotógrafo: PeopleImages

¿Dar el monto exacto? ¿Preguntar en la primera entrevista? De acuerdo con el portal Aptitus, en Latinoamérica y en especial en nuestro país, existe un porcentaje muy bajo de profesionales con conocimientos para negociar su sueldo

Muchos de ellos dan pasos en falso que luego pueden traer abajo su postulación o pedir un salario muy por encima del que se maneja en el mercado para un puesto parecido. Ante ellos, Joseph Zumaeta, gerente de Aptitus, brinda cinco consejos.


1. Investigar sobre la empresa y el mercado

Hay que tener en cuenta que no todas las compañías son iguales, así que infórmate sobre la actividad de la organización, el tamaño, su facturación, número de empleados y el rubro al que pertenece, ya que pueden ser de gran ayuda para estimar un rango salarial del puesto al que postulas. Por otro lado, sería ideal que conozcas también cuál es el salario habitual para la posición a la que estás postulando o cuánto pagan otras empresas por ese mismo puesto.

2. Dar rangos y no montos exactos

Antes de asistir a tu última entrevista es importante que hagas cuentas y fijes el sueldo que quieres obtener, lo recomendable es que se encuentre entre un 10% a 20% más de lo que ganas actualmente. Por ejemplo, si percibes S/30,000 al año, puedes decir que esperas ganar entre S/33,000 a S/36,000 anual, de esa manera al dar un rango tendrás más opciones de obtener el sueldo que anhelas.

 

3. Tener en cuenta otros beneficios

Si el salario que te ofrecen no cumple las expectativas, pero el puesto te interesa, entonces trata de negociar otros aspectos que pueden compensar, por ejemplo: tener flexibilidad de horarios, home office, más tiempo de vacaciones, oportunidades de capacitación, estudios, vales de consumo o bonos por desempeño.

4. Escuchar propuestas

Si tienes miedo de dar un monto o piensas que es muy alto, responde que estás abierta (o) a escuchar ofertas. De esa manera, tu entrevistador te revelará una cantidad y podrás aceptarla o aumentarla si crees conveniente.

5. Terminar diplomáticamente las negociaciones

Si las negociaciones no tienen el éxito esperado y decides rechazar la oferta laboral, recuerda que debes hacerlo con inteligencia, educación y siempre agradeciendo por el tiempo dedicado a tu persona en el proceso de selección. 

¿Qué opinas?