Wall Street conquista máximos en casi cinco años catapultado por la Fed

El Dow Jones de Industriales subió un sólido 1,55 % . El índice de referencia del parqué neoyorquino cerró así en las 13.539,86 unidades, su mayor nivel de cierre desde diciembre de 2007.

Wall Street conquistó hoy niveles desconocidos en cerca de cinco años catapultado por la Reserva Federal de Estados Unidos, que no decepcionó a los inversores al lanzar su tercera ronda de estímulo económico desde el estallido de la crisis en 2008.

Tras una larga y tediosa espera, que comenzó en agosto pasado con el guiño de Ben Bernanke en la conferencia de Jackson Hole, el parqué neoyorquino por fin obtuvo lo que tanto esperaba: una tercera inyección masiva de liquidez para despertar a la aletargada economía estadounidense.

Respaldado por su mandato de preservar el empleo en Estados Unidos, el banco central anunció que comprará títulos respaldados por hipotecas por valor de 40.000 millones de dólares al mes, sin fecha límite, con lo que trata además de afianzar los brotes verdes que está empezando a mostrar el mercado inmobiliario.

El esperado plan, conocido en Wall Street como "Quantitative Easing 3", se une además a otras medidas expansivas como el mantenimiento de los tipos de interés a niveles históricamente bajos, inferiores al 0,25 %, y a la llamada "Operación Twist", que supone el canje de bonos a corto plazo por otros a largo.

Si se une ese programa con nombre de baile de los años 60 al anunciado hoy, la Fed está inyectando mensualmente 85.000 millones de dólares en los mercados, con lo que busca fortalecer el anémico crecimiento económico del país para que sea capaz de mejorar el mercado laboral.

El anuncio convenció con creces a Wall Street, que, tras haber arrancado la jornada prácticamente plano a la espera de esa decisión, vivió un rally que impulsó al Dow Jones de Industriales hasta subir un sólido 1,55 % ó 206,51 puntos.

El índice de referencia del parqué neoyorquino cerró así en las 13.539,86 unidades, su mayor nivel de cierre desde diciembre de 2007, un logro que ya había conseguido el jueves pasado y que ha ido revalidando en diferentes ocasiones los últimos días.

También cerró a niveles desconocidos en cerca de cinco años el selectivo S&P 500, que subió el 1,63 % y conquistó la barrera de los 1.450 puntos, en tanto que el índice compuesto del mercado Nasdaq se revalorizó otro 1,33 % para acabar a cotas no vistas en más de una década.

Como las bolsas europeas habían cerrado antes de que la Fed sacara la artillería pesada, los inversores del Viejo Continente decidieron recoger beneficios y allí descendieron París (-1,18 %), Milán (-1,07 %) y Madrid (-0,7 %), mientras que Londres subió el 0,65 %.

Tampoco tuvieron la suerte de celebrar la decisión del banco central estadounidense las bolsas asiáticas, que habían cerrado con moderados cambios y divididas entre los avances y los retrocesos: mientras que Tokio subió el 0,39 %, Hong Kong bajó el 0,14 %, entre otras.

Pero probablemente mañana una marea verde se haga con esas plazas bursátiles, puesto que la decisión de la Fed no solo ha colmado las expectativas de los inversores sino que pone el broche a una temporada en la que los bancos centrales han pasado de las palabras a las acciones para tratar de encauzar la economía mundial.

Antes había sido el turno del Banco Central Europeo (BCE), que finalmente anunció el pasado 6 de septiembre un programa de compra ilimitada de bonos soberanos de los países con dificultades, aunque condicionado a que los Gobiernos correspondientes pidan ayuda al fondo de rescate temporal (FEEF) o permanente (MEDE).

Las acciones de las autoridades monetarias a uno y otro lado del Atlántico están consiguiendo que en lo que va de septiembre, un mes históricamente difícil para Wall Street, el Dow Jones de Industriales lleve acumulada ya una ganancia del 3,4 %.

EFE