Foto: EFE
Jennifer Lopez y Marc Anthony festejaron en grande, ayer, durante un día lleno de actividades en Washington D.C.

Su ajetreada agenda inició cuando acompañaron al Capitolio a Nancy Pelosi, vocera del Congreso estadounidense, y a varios miembros de un grupo hispano, para discutir temas relacionados a la educación en la comunidad latina, así como el costo que la misma tiene en las universidades de ese país.

Luego, la pareja de esposos llegó hasta la Oficina Oval, a donde llegaron junto a sus gemelos de un año de edad, Max y Emme.

"Max destrozó la casa blanca" dijo Anthony, en declaraciones al diario "Washington Post".

Más tarde, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama y su esposa, Michelle, se encontraron con Lopez y Anthony, en el Instituto Hispano "Caucus", donde asistieron a una gala en la que Marc recibió un premio por su carrera artística y logros.

Vale recalcar que, ayer, el salsero cumplió 41 años de edad.

"Te digo J-Lo, mucho cuidado", dijo Obama, entre risas, bromeando sobre los miembros femeninos del Congreso Latino, de Estados Unidos que, según el jefe de Estado, tienen un gusto muy grande por su esposo.

Ante las palabras del presidente, JLo solo se rió y palmeó a su esposo en la espalda.