De Jane Fonda a Clooney, estrellas de cine detenidas por una buena causa

La foto de Clooney esposado mientras es llevado por la policía hace recordar aquellas imágenes de Jane Fonda, con el puño en alto, cuando era firme detractora de Vietnam.

La detención de George Clooney por manifestarse ante la embajada de Sudán en Washington enrola al "soltero de oro de Hollywood" en la nómina de actores arrestados por causas sociopolíticas, como Jane Fonda, Martin Sheen y Vanessa Redgrave.

Clooney, uno de los actores más activos socialmente del firmamento cinematográfico -comprometido también con los derechos de los gays-, protestaba contra el presidente sudanés, Omar al-Bashir, al que acusa de provocar una crisis humanitaria por bloquear el acceso de comida y ayuda en la región de las montañas de Nuba, en la frontera con Sudán del Sur.

Su foto esposado y con una barba canosa mientras es llevado por la policía hace recordar aquellas icónicas fotografías del archivo policial en las que una joven Jane Fonda, con el puño en alto y cuando era firme detractora de la guerra de Vietnam.

Jane Fonda, con los años, abandonó el activismo y se consagró a los vídeos de aerobic tras casarse con el magnate televisivo Ted Turner.

El actor, Martin Sheen, mostró su simpatía por los regímenes comunistas y su oposición a la guerra de Vietnam, algo que completó con el protagonismo de "Apocalypse Now", de Francis Ford Coppola, uno de los retratos más crudos y filosóficos de la contienda.

El conflicto despertó los fantasmas anticomunistas de Estados Unidos, que en la Caza de Brujas de los años 40 y 50 habían acabado con la carrera de algunos de los mejores escritores, actores y directores de Hollywood -John Garfield, Edward Dmytryk y Dalton Trumbo.

Así, fue detenido en Nueva York en 1996, junto a otras veinte personas, cuando un presunto vía crucis acabó convertido en manifestación antinuclear frente a la sede del Riverside Research Institute.

Un año después, Sheen y otras siete personas fueron arrestadas durante una protesta por una causa más pintoresca: los derechos de los recolectores de fresa en California, en su mayoría de origen latino.

En los noventa, en cambio, Susan Sarandon y Tim Robbins se convirtieron en los "pepito grillo" de Hollywood, al recriminar al Gobierno estadounidense en plena ceremonia de los Óscar la retención de 267 haitianos con VIH refugiados en Guantánamo.

Otro actor comprometido, Sean Penn, si bien se ha posicionado por causas como los derechos de los gays, la guerra de Irak, la defensa del presidente venezolano, Hugo Chávez, o Haití.

EFE