Foto: EFE

Lindsay Lohan fue protagonista de un nuevo escándalo durante una reunión de amigos en un bar de Nueva York.

Según el portal TMZ, todo habría empezado cuando Lohan solicitó a la gente del lugar que mantuvieran el bar abierto más allá de la hora permitida, pero la negativa de los administradores enfureció a la actriz y a sus acompañantes, lo que provocó una batalla verbal.

En un momento Lohan llamó a la policía y aseguró que la retuvieron en una de las salas. La actriz tiene una larga trayectoria de tratamientos en centros médicos por su adicción a sustancias prohibidas y al alcohol.

Si bien antes del escándalo nadie pudo ver a la estrella bebiendo, lo cierto es que sus amigos dejaron el lugar en desorden y lleno de botellas vacías de alcohol.